Titulo Noticias
2017.12.14
Mickey Mouse y Bart Simpson ya son familia: la compra de Fox por Disney explicada en cuatro claves
Bob Iger se enfrenta a su nuevo reto empresarial en una nueva era de Hollywood que ya nadie reconoce/ Vanity Fair
Mickey Mouse y Bart Simpson ya son familia: la compra de Fox por Disney explicada en cuatro claves
Autor: Getty Images/ Vanity Fair
Bob Iger y Mickey Mouse

EMILIO DOMÉNECH

VANITY FAIR

 

 

 

 

 

 

Desde que Bob Iger llegara al trono de The Walt Disney Company en 2005, la compañía ha comprado tantos otros estudios que incluso Mickey ha empezado a sacar bigote y a pasear con bastón y sombrero de copa de capitalista insaciable.

El mandato de Iger es considerado una época dorada en Disney gracias a la renovada agresividad empresarial con la que empezó a definir a la compañía en 2006, cuando se hizo con Pixar y sus Toy Story. A aquello le siguieron las adquisiciones de Marvel con sus Vengadores y Lucasfilm con sus Star Wars, pero la consolidación más importante llega ahora con la llegada al estudio de Burbank, California, de las principales propiedades de entretenimiento de 21st Century Fox.

Disney va a pagar tres veces más de lo que invirtió conjuntamente en las compras de Pixar ($7.400 millones), Marvel ($4.200 millones) y Lucasfilm ($4.100 millones) por el estudio que desde hace más de tres décadas controla la familia Murdoch liderada por Rupert Murdoch, 52.400 millones de dólares. La cifra es un buen resumen de la importancia capital del acuerdo, que pondrá punto y final a la era de The Big Six, los seis grandes estudios de Hollywood que durante tantos años definieron lo que era el cine en Estados Unidos y, por ende, en el resto del mundo.

Aunque la compra de las numerosas propiedades de Fox por parte de Disney también es representativa del punto determinante en el que se encuentra la industria del entretenimiento. Con la llegada de fuerzas tan importantes desde Silicon Valley (Netflix, Amazon, Google y Facebook) y la caída de audiencias tanto en televisión como en salas, el show businessvive un estado de transformación constante en el que muy pocos tienen la astucia como para prever el siguiente punto de inflexión.

Pese a que mucha atención quedará reducida a la idea de que los X-Menpodrán salir en las próximas películas de Marvel producidas por el estudio de Burbank, lo cierto es que hay otros puntos a destacar del acuerdo entre Disney y Fox que son mucho más trascendentales para el futuro del entretenimiento y de la forma en la que lo consumimos. Estas serán sus consecuencias inmediatas en Hollywood. 

MÁS MARVEL Y MÁS FRANQUICIAS

La búsqueda de franquicias es parte de la identidad del Hollywood de la última década. Un estudio sin una estrategia de franquicias carece de sentido. Warner Bros. tiene sus superhéroes de DC Comics y sus adaptaciones de J.K. Rowling. Paramount Pictures tiene sus Terminator y sus Transformers. Universal Pictures tiene sus Minions y sus Fast and Furious. Y así.

Esa forma de hacer negocio nace de dos ideas. Por un lado, la de poder hacer que las películas se conviertan en eventos esperados por los seguidores de cada franquicia. Y por otro, la de generar expectación entre los espectadores con apenas un nombre (¡Bruce Wayne!), un accesorio de ropa (¡¡Una varita de pelo de unicornio!!) o una palabra (¡¡¡BANANA!!!!). Sencillito y que dé millones.

Con la compra de 20th Century Fox un estudio como Disney podrá sumar a sus filas títulos de Marvel bien conocidos por las audiencias(Lobezno, Cuatro fantásticos, Deadpoolo marcas cinematográficas con probado historial de éxitos (Avatar, El planeta de los simios, Alien), lo cual supone un aliciente importante para poder dar luz verde a un mayor número de producciones por año sin poner en peligro tantos recursos. Quizá no sean las apuestas más originales, pero sí las más seguras. Y eso para Disney, y sobre todo para Iger, es el mejor indicativo de que pueden sobrevivir el canibalismo impuesto por los nuevos jugadores de Silicon Valley.

CREATIVOS CON VISIÓN DE FUTURO

Es pronto para concluir qué hará Disney con los distintos estudios que pasarán a estar bajo su control, de si respetará el organigrama actual con el que se organiza Fox o de si redistribuirá su disposición, pero por ahora sí es conocido que empezará a contar entre sus filas con numerosos ejecutivos de renombre que prometen complementar algunas de las áreas que Disney ha descuidado —por necesidad o desinterés— en los últimos años.

Entre las propiedades que Disney incorporará a su catálogo están FX Networks, una serie de cadenas de cable, y FX Productions, un estudio de producción televisivo. Ambos entes están liderados por una de las personas más respetadas dentro de la industria televisiva en Estados Unidos: John Landgraf. Su liderazgo al frente de FX es el que ha recompensado a los espectadores de todo el mundo con series como American Horror Story, Fargo, Atlanta o The Americans, con lo que su incorporación a Disney dotará al estudio de un ejecutivo con visión creativa en un campo que ahora mismo no controlan demasiado: el contenido adulto de calidad.

En esa línea, pero en el cine, los otros dos fichajes importantes con historial encomiable a sus espaldas son Stephen Gilula y Nancy Utley, copresidentes de Fox Searchlight desde 2009 que en los últimos años han hecho algunas de las compras más arriesgadas y admirables en el circuito de cine independiente norteamericano. Entre sus éxitos recientes: 12 años de esclavitud, El gran hotel Budapest, Birdman o Brooklyn. Y entre sus fracasos, uno muy grave: The Birth of a Nation. Pero este mismo año tienen a dos contendientes en los Oscars que además están jugando un buen papel en la taquilla: La forma del agua, de Guillermo del Toro; y Tres anuncios a las afueras, de Martin McDonagh.

 

 

En cuanto a la producción para la pequeña pantalla, la adquisición del estudio de televisión de Fox (Fox TV Group) también sumaría a Disney los nombres de Dana Walden y Gary Newman, que en los últimos años han repartido por las networks estadounidenses muchas producciones competentes, entre ellas los dos éxitos más rotundos del panorama televisivo estadounidense: Empire y This Is Us. Y a ello cabría sumarle los derechos de una de las marcas más importantes de toda la historia de 20th Century Fox: Los Simpsons —que por cierto ya predijeron que esto pasaría.

LA GUERRA DE LAS SERIES: ULTIMATE EDITION

Con ese nuevo equipo de all-stars y la suma tan importante de franquicias, es de suponer que lo que Iger realmente se está planteando es declararle la guerra a Netflix con el conglomerado del entretenimiento más robusto jamás antes visto. Y vaya si va a ser una batalla fascinante de presenciar. En los despachos y desde el sofá.

Iger anunció en verano que Disney invertiría 2.600 millones de dólares en BamTech, una compañía tecnológica especializada en streaming con la que pretende lanzar sus propias plataformas entre 2018 y 2019. La primera, dedicada en exclusiva a contenido deportivo de la cadena ESPN que tantos quebraderos de cabeza le ha dado a Iger en los últimos años por su pérdida constante de suscriptores. Y la segunda, con todo el contenido que un fan de Disney puede desear: series y películas de Marvel, Star Wars o Pixar. A lo que cabría sumar ahora todo aquello que puedan proporcionar desde los estudios de Fox. ¿Una serie de terror con Alien? ¿Una serie animada de El planeta de los simios? Por soñar…

Claro que la clave estará en ver cómo de fortalecida está la posición de Netflix una vez Disney aterrice en los mercados de streaming de todo el mundo. Netflix sabe que encontrar un número de marcas tan culturalmente arraigadas en dos años es misión imposible, por mucho que Stranger Things13 Reasons Why hayan generado semejante entusiasmo, pero sí que es factible que sigan creciendo al ritmo tan acelerado que han tenido hasta ahora y se establezcan ellos como el factor cultural inexpugnable. Lo que nos lleva al último punto a considerar.

EL PODER DE HULU

La plataforma de streaming Hulu, que a España sólo ha llegado a través de sus series porque las estrena HBO España (Handmaid’s Tale, Future Man), es el otro aspecto clave del acuerdo entre Fox y Disney.

Hasta ahora, el futuro de Hulu estaba determinado por cuatro dueños con diferentes porcentajes de acciones —Disney (30%), Fox (30%), Comcast (30%) y Time Warner (10%)—, mientras que ahora Disney (60%) pasará a ser socio mayoritario para tomar decisiones ejecutivas con libertad absoluta.

Según la última estadística hecha pública, Hulu tenía 12 millones de suscriptores en 2016. Aunque es probable que esa cifra haya aumentado considerablemente en el último año, Hulu estaría todavía muy lejos de los más de 50 millones de suscriptores de Netflix en Estados Unidos. Aunque lo que sí cabe destacar es que Hulu hasta ahora era una plataforma coartada por la diferencia de intereses de sus dueños, frenando así cualquier estrategia demasiado ambiciosa.

Con Iger centrado en el futuro de Disney y sus servicios de streaming para 2018 y 2019, es difícil predecir qué pasará con Hulu, pero resulta inconcebible no aprovechar su base de usuarios o los dos años que todavía faltan antes de que Disney estrene esas plataformas. Un buen lugar donde empezar sería en los mercados internacionales en los que series como Handmaid’s Tale ya están ganando adeptos. Sumado eso al contenido de Disney y Fox cuyos derechos pueden manejar desde Burbank con tanta facilidad, ¿qué sentido tendría frenar una posible aventura global de Hulu precisamente ahora?

Cabe esperar a que los cimientos de esta nueva compra de Disney se asienten y pueda verse con mayor facilidad quién se va, quién se queda, o cómo de mareante va a ser el rascacielos hollywoodiense de Bob Iger. Su mandato en Disney tenía visos de expirar en 2019, pero este renovado proyecto le tendrá comprometido hasta 2021, suficiente como para robarle provisionalmente el sueño de optar a la presidencia estadounidense en 2020. Porque toca lucharle la supremacía a Netflix y para eso no puede haber distracciones. Sólo hace falta un aliado. Ese socio que tan bien le ha venido en la última década: un Mickey muerto de hambre.

 

 

 

 

Fuente: http://www.revistavanityfair.es/actualidad/cine/articulos/por-que-disney-compra-fox-activos-entretenimiento-bob-iger/27812

 
Titulo Columnistas
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Los escombros
Jesús Manuel Hernández
Espiral Urbana
Juan Daniel Flores Sociólogo Una visión de la ciudad
Juan Daniel Flores
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Los lastres
Jesús Manuel Hernández
Opinión
Carlos Figueroa Ibarra doctor en Sociología Sociólogo Crónica del fraude en Puebla
Carlos Figueroa Ibarra
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Elección de Estado
Jesús Manuel Hernández
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Legitimidad
Jesús Manuel Hernández
El Rincón de Zalacaín
Jesús Manuel Hernández El placer de comer
Jesús Manuel Hernández
Opinión
Carlos Figueroa Ibarra doctor en Sociología Sociólogo Fraude en Puebla
Carlos Figueroa Ibarra
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista ¿Puebla en el acuerdo?
Jesús Manuel Hernández
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista El negro en el arroz
Jesús Manuel Hernández
Facebook Los PeriodistasTwitter Los PeriodistsaYoutube Jesus ManuelRss Los Periodistas
Inicio Noticias Columnistas Zalacain Por Soleares Video Columna Contacto  
Logo Los Periodistas
Copyright © 2010
Desarrollado por: Estrategia 360°