Titulo Noticias
2018.08.07
"Las amazonas", feminismo milenario en Mérida, España
Magüi Mira recupera la historia de las mujeres guerreras que sometían a los hombres en un montaje protagonizado por Silvia Abascal y Loles León/ EM
Autor: ANTONIO HEREDIA
El elenco de "Las amazonas", con Silvia Abascal en el centro, vestidas por Caprile.

JOSÉ LUIS ROMO

EL MUNDO

 

 

 

 

 

 

 

 

No se sabe si forman parte de una leyenda o de verdad existieron, pero dice Magüi Mira que las amazonas siempre nos han acompañado. Homero escribió de ellas en La Ilíaday el romanticismo alemán, con Von Kleist a la cabeza, resucitó este mito elevándolo a tragedia amorosa. En la ópera, los cómics o el cine, con taquillazos como la reciente Wonder Woman, estas guerreras han seguido cabalgando y sometiendo a los hombres. Y en la era del Me Too y esta nueva ola feminista parecía más que oportuno invocarlas de nuevo.

La directora presenta el miércoles 8 en el Festival de Mérida un montaje sobre estas poderosas mujeres en el que narra la perdición de Pentesilea, una de sus reinas, por Aquiles. Para ello, cuenta con un potente reparto formado por Silvia Abascal, Loles León, Olivia Molina y Karina Garantivá, a las que acompañan un coro de una decena de actrices y actores como Maxi Iglesias, Xabi Murua y Antonio Hortelano.

«Yo siempre me he sentido muy amazona», dispara Mira, una pionera que empezó a dirigir sobre las tablas cuando aún parecía un terreno reservado para los hombres. «Esas mujeres se hartaron de ser un botín de guerra, decidieron vivir sin hombres y llegaron a amputarse para dejar de ser el sexo débil. Se quitaban un pecho para poder manejarse mejor con el arco. Cazaban a los hombres y les sometían. Les obligaban a procrear y, si parían una niña se la quedaban, si era niño lo pasaban a cuchillo».

Mira, autora también de la versión de este montaje, fija su mirada en cómo las amazonas asumen los roles de los hombres, su brutalidad y falta de empatía, para empoderarse y se pregunta si ése debe ser el camino para la liberación de la mujer. «Creo que este cambio de roles es un error, que deberían ser los hombres los que se feminizaran y no a la inversa. También mostramos cómo el amor puede ser un veneno, algo posesivo y destructor».

Mira ha hecho sudar a su poderoso elenco, la directora ha pedido a sus actrices, con Abascal a la cabeza, un trabajo de una gran exigencia física. «Quería que viera cómo se entrenan para la guerra, no es una propuesta realista sino que he buscado la poética de la fisicidad», explica. Así mismo, se ha concedido libertad a la hora de abordar el libreto romántico de Von Kleist sobre el que se basa su versión. «El texto es muy atractivo y fascinante. Pero no he respetado el verso porque me alejaba del espectador de hoy. Aún así, creo que no ha perdido su belleza ni la textura poética, que es muy gozosa».

Mira sabe que el clima social, más consciente que nunca de que ha llegado la hora de la igualdad real entre hombres y mujeres, juega a favor de esta función. Ella es una firme defensora de este nuevo feminismo tan combativo en las redes sociales.«Fíjate, yo para comprar la píldora tenía que ir acompañada por mi padre o mi marido. Venimos de un tiempo muy terrible, así que cualquier movimiento que luche por la igualdad lo aplaudo hasta que se me rompan las manos. Aunque no sea del todo perfecto, me da igual. Cualquier paso adelante es necesario, urgente. Y lo aplaudo».

Ella conoce los tiempos en los que «las mujeres teníamos una mordaza en la boca» y en la que algunos productores no se cortaban en tratar a las actrices como si fueran de su propiedad. «Yo muchas veces he tenido que callarme, pero con mis compañeras hacíamos intifadas silenciosas. Como no podíamos ir de frente buscábamos nuestras estrategias. Había que protegerse, pero ahora podemos ir sin filtro y es una maravilla». Y volviendo al principio, hay que darle la razón: Magüi Mira es una amazona más.

Un vestuario de lujo

Uno de los aspectos más destacados de esta función es el vestuario, obra de uno de los modistas más célebres de nuestro país, Lorenzo Caprile. EL MUNDO pudo fotografiar los diseños en la sala de ensayo de La amazonas antes de que llegasen a Mérida. Con un pecho fuera, las actrices de Las amazonas se muestran como guerreras con piel de serpiente, en contraposición a las plumas y faldas que llevan sus compañeros masculinos.

Como explica Magüi, «es la tercera vez que Lorenzo y yo colaboramos en un montaje. Nos basta con mirarnos para entendernos. Aquí nos enfrentábamos al reto de cómo vestirlas porque han sido dibujadas de muchas maneras a lo largo de los años, a menudo reduciéndolas a objetos sexuales de forma muy misógina», explica Mira.

Caprile explica que se ha dejado llevar por la visión de la directora. "Ella quería huir de esa imagen de cómic de la que hablaba, hemos optado por una estilo mucho más racial y tribal, queríamos que se viera a mujeres fuertes y poderosas. Hemos investigado mucho para lograr un vestuario que funcionara casi como un tatuaje",explica el modista, para quien la escena supone algo muy estimulante. "El teatro es un desfile de moda para mí, porque yo no hago pasarelas. Me siento muy feliz de poder trabajar con gente tan talentosa como Magüi, que además tiene el espectáculo muy claro en su cabeza. Además es un placer vestir a Silvia Abascal, a quien he hecho muchos vestidos para su vida privada, o para Loles León y Olivia Molina".

Caprile ya no es un neófito sobre las tablas. Durante el mandato de Eduardo Vasco de la Compañía Nacional de Teatro Clásico creó exquisitos vestuarios para la compañía y su colaboración sigue a día de hoy. "Yo espero que me hayan dejado de ver como un modista del barrio de Salamanca y me consideren ya un figurinista más. Tengo muchísimo respeto por este oficio. Durante muchos años he admirado el trabajo de Pedro Moreno, un grande que sigue entre nosotros, o de los ya fallecidos Javier Artiñano e Yvonne Blake, ella fue la que me aconsejó que dirigiese mis pasos hacia el teatro".

Caprile asegura ser muy obediente cuando trabaja con un director. "Me considero una herramienta suya y para mí eso es muy relajado. En el taller tienes que ejercer de líder, tener muchas ideas y, aquí puedes absorber lo que tienen en su cabeza. Antes que hacer una propuestas prefiero interpretar su visión del montaje". Una visión que en el caso de Mira ha dado como resultado un poderoso conjunto femenino que promete dar mucha guerra en el Festival de Mérida.

 

 

 

 

 

 

Fuente: http://www.elmundo.es/papel/cultura/2018/08/07/5b68717d46163f28788b469a.html

 

 
Titulo Columnistas
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Ándale
Jesús Manuel Hernández
La Moviola
Noé Ixbalanqué Bautista Martínez Comunicólogo, acdémico, comentarista El discípulo: de la ciencia al dogma
Noé Ixbalanqué Bautista Martínez
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Las protestas
Jesús Manuel Hernández
Urbanidades
Guillermo Deloya Cobián Doctor en Derecho El rediseño de la burocracia
Guillermo Deloya Cobián
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista En la mira
Jesús Manuel Hernández
Urbanidades
Guillermo Deloya Cobián Doctor en Derecho Municipios y Derechos Humanos
Guillermo Deloya Cobián
La Moviola
Noé Ixbalanqué Bautista Martínez Comunicólogo, acdémico, comentarista Loveling: la épica cotidiana de una madre
Noé Ixbalanqué Bautista Martínez
Opinión
Carlos Figueroa Ibarra doctor en Sociología Sociólogo Ganar la presidencia sin perder el partido
Carlos Figueroa Ibarra
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Desmantelar a la oposición
Jesús Manuel Hernández
Urbanidades
Guillermo Deloya Cobián Doctor en Derecho ¿Re fundarse o re fundirse?
Guillermo Deloya Cobián
Facebook Los PeriodistasTwitter Los PeriodistsaYoutube Jesus ManuelRss Los Periodistas
Inicio Noticias Columnistas Zalacain Por Soleares Video Columna Contacto  
Logo Los Periodistas
Copyright © 2010
Desarrollado por: Estrategia 360°