El vino de mil años y Las Cantaderas
2012-10-12
El vino de mil años y Las Cantaderas
El vino de mil años y Las Cantaderas Madrid, España.- La aparición de las primeras castañas de El Bierzo y la llegada de unas cuantas botellas del vino elaborado por José Luis Prada para conmemorar los 1100 años del Reino de León, un tinto de Mencía de la viña de San Martín cosechado en 2010, llevó al aventurero a buscar los teléfonos de quienes le habían invitado a pasar años antes las fiestas de Las Cantaderas, una peculiar celebración del final de tributo asturleonés a los musulmanes. En verdad Zalacaín usaría el pretexto para hacerse presente ante la llegada de la Fiesta de la Cecina del Chivo de Vegacervera, pues le recordaba la tradición de la Matanza de Huajuapan de León y de Tehuacán de los chivos de trashumancia de la Mixteca, un asunto por desgracia en decadencia debido a la llegada de animales de todo el país sin la alimentación requerida: la hierba del monte y el puño de sal. Junto a los nombres y teléfonos encontró algunas fotografías y textos de las cantigas de Alfonso X, usadas en la celebración. Y recordó cómo de la mano del cronista de León, don Máximo Cayón, se había introducido en un pasaje histórico y gastronómico ligado ahora a San Froilán, el santo leonés anacoreta de El Bierzo y el Alto Esla, quien en el año 900 fuera designado Obispo a petición del Rey Alfonso III y muriera el 5 de octubre y enterrado en la Catedral; la fecha ahora servía para la fiesta de Las Cantaderas. Pero también para la degustación de las primeras castañas berzianas, la morcilla y el chorizo entrecallado, asado, y vinos de la tierra. La mañana del 5 se efectúa la romería, una procesión de miles de fieles con la imagen del santo desde la catedral hasta la Virgen del Camino donde se "tira de la nariz del santo" y se entra a besar el manto de la Virgen en el santuario. A la par se desarrolla la fiesta de Las Cantaderas para recordar la batalla de Clavijo donde la corona asturleonesa logra liberar el "nefando tributo" de las 100 doncellas impuesto por los musulmanes cada año. A Zalacaín le había fascinado la historia, mientras devoraban, materialmente, trozos de morcilla y sorbían el vino de mencía; allá por el 22 de mayo de 844 reinaba Ramiro I y se libra la batalla en tierras de Logroño en Clavijo donde las tropas de Ramiro vencen a las huestes del príncipe omeya Abd al- Rahman II y se cuenta de la aparición ecuestre del apóstol Santiago. El llamado "nefando tributo" había sido concertado con el emirato cordobés por el rey Mauregato quien comprometió la entrega cada año de 50 doncellas provenientes de la nobleza y otras tantas del pueblo llano. Para escoger a las doncellas era enviada especialmente "La Sotadera", una mujer mora quien además les enseñaba las costumbres musulmanas, los cantos y bailes para integrarse en los harenes de Córdoba. La tradición de Las Cantaderas tiene varios siglos, hoy día se hacen danzas donde las doncellas vestidas con ropa medieval bailan al ritmo de la dulzaina; las ocho primeras visten de azul, el color de la nobleza, y danzan frente a la Virgen, siguen otras ocho, cuatro de amarillo y cuatro de rojo y llevan la ofrenda de peras y ciruelas, se añaden otras cuatro con vestidos regionales y luego el resto con usanza medieval. Además de las primeras castañas son famosas las "perdonanzas avellaneras" envueltas en unos paquetes, a manera de regalo, compradas por los mozos y regaladas a las novias para obtener el perdón por no acudir a las fiestas con ellas. Otro espectáculo curioso, recordaba Zalacaín al momento de descorchar el primer Prada A Tope conmemorativo de los 1100 años del Reino de León, era el llamado "Pleito" una discusión pública entre la jerarquía eclesiástica y el pueblo sobre la obligatoriedad o la voluntad en las ofrendas, la iglesia defendía la obligatoriedad. De entre las fotos encontradas apareció un trozo de papel, servilleta de algún bar del Barrio Húmedo seguramente, con la décima cantiga de Alfonso X llamada "Dona das Donas", de elogio y alabanza. En castellano antiguo las primeras líneas decían: Rosa das rosas e Fror das frores/ Dona das donas, Sennor das sennores... Pero a un lado venía la traducción: "Rosa de las rosas y Flor de las flores,/ Dama de las damas, señora de las señoras./ Rosa de belleza y de buen parecer/ y Flor de alegría y de placer./ Dama en ser muy piadosa,/ Señora en quitar cuitas y dolores./ Rosa de las rosas y Flor de las flores... Uno debe amar mucho a tal señora,/ que le puede proteger de todo mal,/ y puede perdonarle los pecados,/ que hace en el mundo por malas razones./ Rosa de las rosas y Flor de las flores..." El vino tenía frescura, pero también fuerza, después de permanecer 9 meses en barricas según se leía en la etiqueta; junto a las botellas había recibido alguna publicidad sobre el producto disponible ya en el mercado internacional principalmente en Suiza y México, la información le asombró y se cuestionó ¿cuánto se pagará en México por un vino cuyo precio de venta al público en Madrid no alcanzaba los 12 euros? Aún así la parte curiosa del vino reflejaba la trascendencia de la historia de aquella decisión del rey García I en el año 910 cuando trasladó la sede de la Corte de Oviedo a León para seguir con la herencia romana cuando se asentó en el año 74 la Legio VII. De aquel cambio de sede se guardaba, cuenta una leyenda, una barrica de vino rellenada por San Martino en la Real Colegiata de San Isidoro, más de mil años, en un sitio oculto resguardado por el Abad y el Secretario del Cabildo y sólo puede abrirse con el uso simultáneo de las llaves de ambos el Jueves Santo y sacan un poco menos de un litro de ese vino. Zalacaín había escuchada de la boca del Abad Emérito, Antonio Viñayo, la verdadera historia. Hace medio siglo cuando Viñayo llegó a la Colegiata, varios ancianos, uno de más de cien años, le transmitieron el conocimiento de una cuba de vino muy antigua y estaba custodiada por tres llaves en manos diferentes, se le conocía como la "cuba milenaria" cuando en realidad es una barrica de la Alta Edad Media conteniendo 40 litros, está cubierta por un moho y supura un tanto, para conservarla debe introducirse el doble del vino a consumir en el Jueves Santo; Viñayo saca un litro y mete dos del mejor Jerez. A la boca, contaba, ningún cognac lo supera, es muy fuerte es "un vino sentón". El aventurero se dispuso a llamar para hacerse el invitado, pues como bien se dice en México: "a la gorra no hay quien le corra". elrincondezalcain@gmail.com Video en Youtube: elrincondezalacain
 
Titulo Columnistas
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista ¿Quién por MORENA Puebla?
Jesús Manuel Hernández
Sin Límites
Raúl Torres Salmerón Abogado Investigan a Audi en Alemania
Raúl Torres Salmerón
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista ERP No Negociable
Jesús Manuel Hernández
Sin Límites
Raúl Torres Salmerón Abogado Quejas municipales
Raúl Torres Salmerón
Sin Límites
Raúl Torres Salmerón Abogado Juárez y la BUAP
Raúl Torres Salmerón
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Traiciones
Jesús Manuel Hernández
¿Se te ofrece algo?
Carlos Galeana Estudiante de Comunicación Sigamos buscándonos
Carlos Galeana
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Corrupción e Impunidad
Jesús Manuel Hernández
¡Ahí vienen los gorrones!
Arturo Muñoz Martínez Estudiante Ciencias Polìticas BUAP Wikipolítica: remedios inacabados de Kumamoto
Arturo Muñoz Martínez
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Eukid o Diódoro
Jesús Manuel Hernández
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Los Callos
Jesús Manuel Hernández
Facebook Los PeriodistasTwitter Los PeriodistsaYoutube Jesus ManuelRss Los Periodistas
Inicio Noticias Columnistas Zalacain Por Soleares Video Columna Contacto  
Logo Los Periodistas
Copyright © 2010
Desarrollado por: Estrategia 360°