MASONES Y ABANICOS
2009-05-28
MASONES Y ABANICOS

José Marton

 

Masones y Abanicos

 

"Hay caprichos de amor que una dama no debe tener"

J. Sabina

 

 

 

 

Por Jesús Manuel Hernández

 

Madrid, España.- La cena de aquella noche merecía un sitio diferente a lo hasta ahora conocido. Experto en tabernas de mala muerte, sitios pijos y amigo de camareros y restauradores, Zalacaín enfrentó la decisión de elegir entre uno de los más de 4 mil establecimientos de esta ciudad.

El orden alfabético ayudó en tal decisión, la “A” era la primera y el llamado del nombre fue como el jalar un gatillo, “Alboroque” acaba de obtener una mención en Michelin.

Enfiló al sitio y se dispuso a pasar una de las mejores noches, -¿tal vez la mejor, chi lo sa?-. La entrada llena de chóferes, autos de lujo, gente bien vestida, se dirigían al mismo sitio de su cita, y en medio de todo un alboroto callejero alabando a un personaje de la ciudad. Más tarde Zalacaín se enteraría de la selecta reunión en los altos de Alboroque donde un canta autor, Sabina, celebraba haber recibido la Medalla de Oro de la Ciudad de Madrid, un asunto muy importante en medio de las Fiestas de San Isidro.

La música de Sabina era el marco de los salones del restaurante de Andrés Madrigal a quien Zalacaín había tratado años atrás en Balzac, las frases eran demoledoras “¿de qué hubiera servido deshacer las maletas del olvido?...”

Frente a su mesa una mujer de más de 30, pero menos de 40, movía con singular acento el abanico, una costumbre casi olvidada. Zalacaín la había observado detenidamente, sin duda femenina, dulce, con el cabello como una maraña y con cierta gracia en el coqueteo. La chica cerraba y abría aceleradamente el abanico; Zalacaín no sabía si interpretar correctamente el tema, en el idioma del cortejo galante del S XVIII eso quería decir “cuidado estoy comprometida”.

Madrigal se acercó a levantar la orden. El aventurero y su invitada optaron por el menú especial, los había animado la amplia gama de platos acompañados por los vinos adecuados.

Al champán le siguió el ajo verde de pistacho con un toque tan sutil de especies inolvidable; el tartar de bonito, algo más sencillo y casi convertido en un clásico de la temporada. Una verdadera sorpresa fueron las verduras ahumadas en un cacharrito a la medida donde habían sido colocadas las hierbas frescas y quemadas con soplete, sus humos desprendieron olores indescriptibles al momento de abrir el recipiente y lograr la exclamación de los comensales. Mientras tanto Sabina seguía en el ambiente “...duró lo que duran dos peces de hielo

en un güisqui on the rocks...”.

El plato estrella fue para ambos el arroz meloso con gamba blanca, digno de repetir en la siguiente visita; los chipirones sobre sopa bullabesa y la cochinita pibil cerraron el menú; luego los postres, las fresas en texturas y la sacher.

De la mesa de enfrente seguía el movimiento de abanico: a veces cubría sus ojos, otras lo sujetaba con ambas manos. ¿Sabría la chica de referencia el lenguaje iniciático del abanico? De ser así la primera expresión era advertir sobre la vigilancia de terceros, y la segunda ¡Cuidado, estoy comprometida!

“…Las cuatro y media quédate a dormir, está lloviendo donde vas a ir; si ya no queda un sitio abierto en esta ciudad…”. Sabina departía con su grupo, risas y aplausos, los camareros se hacían fotos, los comensales teníamos dos fiestas, una en el paladar la otra en el ambiente.

El final llegó, Zalacaín pagó y se acercó a la puerta, pero un llamado silencioso le hizo voltear a la mesa de la chica del abanico quien con el extremo, la punta, se levantó levemente los cabellos enmarañados. ¿Sabría el mensaje? Zalacaín sí, “No te olvido”.

A bordo del taxi el aventurero reflexionaba sobre esas costumbres perdidas, las jovencitas en el pasado eran iniciadas en el lenguaje galante del abanico, eso les permitía un flirteo muy elegante, discreto y mostraba su grado de cultura.

El taxista venía escuchando un programa donde un escritor inglés, autor de El Libro Negro de los Iluminati, revelaba las fechas de iniciación como masón, grado 32, iluminado, en la logia de Prince Hall del ahora Presidente de Estados Unidos; el conductor del programa de madrugada preguntaba ¿entonces Obama es masón? Y el escritor respondía, “esa es la versión de los investigadores de Estados Unidos, hasta ahora nadie ha llegado a la Casa Blanca sin haber pasado por actos de iniciación y Obama tiene obediencia en las logias de afroamericanos y también cuenta con el apoyo de los Skull and Bones de Yale”.

Vaya temas en la misma noche, el abanico y los masones. Eso le recordó a Zalacaín la vieja tradición mexicana de los actos iniciáticos en la masonería de la mayoría de los políticos exitosos, un asunto degenerado en las últimas fechas.

Y soltó una sonrisa, distractora, al recordar cuando un gobernador de su natal Puebla había comprado smoking negro y recibido a los Grandes Maestros de las Logias en América Latina para ser iniciado en las mismísimas instalaciones de Casa Puebla. Vaya historias.

 

losperiodistas.com.mx@gmail.com

 
Titulo Columnistas
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista La paja y la viga
Jesús Manuel Hernández
Reflexiones
Fidencio Aguilar Víquez Doctor en Filosofía Horizonte abierto. Una nueva carrera profesional
Fidencio Aguilar Víquez
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista ¿Quién solapó acciones en Triángulo Roio?
Jesús Manuel Hernández
¡Ahí vienen los gorrones!
Arturo Muñoz Martínez Estudiante Ciencias Polìticas BUAP HuachiCorridos: ¿Apología del delito o Libre Expresión?
Arturo Muñoz Martínez
¡Ahí vienen los gorrones!
Arturo Muñoz Martínez Estudiante Ciencias Polìticas BUAP Radiografía francesa: De Macron a Ríos Peter
Arturo Muñoz Martínez
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista ¿Sabía RMV del robo de combustible?
Jesús Manuel Hernández
El Rincón de Zalacaín
Jesús Manuel Hernández La sal del amor
Jesús Manuel Hernández
Opinión
Carlos Figueroa Ibarra doctor en Sociología Sociólogo Crimen organizado, la guerra inútil de los neoliberales
Carlos Figueroa Ibarra
Sin Límites
Raúl Torres Salmerón Abogado Las duras batallas de Gali
Raúl Torres Salmerón
Facebook Los PeriodistasTwitter Los PeriodistsaYoutube Jesus ManuelRss Los Periodistas
Inicio Noticias Columnistas Zalacain Por Soleares Video Columna Contacto  
Logo Los Periodistas
Copyright © 2010
Desarrollado por: Estrategia 360°