Los excesos (de poder)
2012-01-29
Los excesos (de poder)
Los excesos (del poder) Decía René Decartes, considerado el padre de la filosofía moderna, "La primera máxima de todo ciudadano ha de ser la de obedecer las leyes y costumbres de su país, y en todas las demás cosas gobernarse según las opiniones más moderadas y más alejadas del exceso". Un asunto que en los últimos días ha ocupado el interés público, que ha trascendido las fronteras de la entidad, ha sido el relacionado al exceso en varios desórdenes. Los actos de poder ejecutados por el gobierno han demostrado el exceso de corrupción que prevaleció en la gestión del sexenio anterior, y la opacidad, también extrema, en la vigilancia de quienes desempeñaron cargos públicos y usaron el erario sin apego a la ley. La divulgación de los bienes incautados ha generado una corriente de odio y violencia verbal de los poblanos, como sucedió en el pasado cuando los revolucionarios mexicanos saquearon las haciendas y las tiendas de raya, o cuando los bolcheviques exhibieron las riquezas de los zares, o más recientemente cuando los rebeldes a Ferdinand Marcos revelaron los miles de zapatos de su esposa Imelda, o los lujos y desórdenes sexuales de Kadafi en Libia. La fotografía de Alfredo Arango en la cárcel, la caravana de vehículos de lujo de García Ramírez, las fotografías de su residencia, etcétera, están siendo festinados para dar cumplimiento a esa premisa establecida por lo corruptos emperadores romanos en el tránsito de su caída "pan y circo para el pueblo". En el olvido quedaron los atributos del Código de Ética impuesto por Nicolás Vázquez Alonso, Fiscal Anticorrupción del sexenio pasado, reprobado sin duda alguna al conocerse las órdenes de aprensión recientes, ¿dónde estuvo seis años? Y pareciera que la persecución de los desleales funcionarios tiene más por objeto desviar la atención de los desórdenes actuales que realmente poner el dedo en la llaga de los excesos del ejercicio del poder. Bueno sería conocer los resultados de los exámenes practicados por Gabriel González Molina para descubrir "los talentos" del gabinete. ¿Habrán aparecido las tendencias al enriquecimiento ilícito de García Ramírez y Arango, de Rodrigo Lazcano y la pléyade de investigados? Los ciudadanos de a pié saben que para que haya corrupción se necesita de dos o más personas, que "tanto peca el que mata a la vaca como el que le jala pata". O sea, si el gobierno actual quiere dar verdaderas muestras de limpiar e imponer un nuevo estilo de orden en la gestión, no debe limitarse a exhibir, como trofeos de cacería, los lujos y excesos de los burdos, descuidados y ostentosos pecadores. Bien podría investigar a fondo y revelar las acciones de corrupción que permitieron obtener esos dineros negros usados en la compra de bienes. ¿Quiénes fueron los socios, quiénes aportaron dinero de contratos y prebendas, quiénes fueron los proveedores que colaboraron en esta acción de limosneros sin recato para hacerlos ricos? ¿Qué responsabilidad tuvo el ex contralor y el fiscal anticorrupción? ¿Serán capaces de revelar los nombres de las notarías donde se hicieron las operaciones de compra venta de los inmuebles, de investigar si fueron reportadas a la Secretaría de Hacienda, si hubo cheques de caja o, como seguramente sucedió, sólo dinero en efectivo, con lo que los vendedores también habrían incurrido en evasión fiscal por ingresos no declarados? Y es que el tema del notariado es una asignatura pendiente de las últimas administraciones. Bien es sabido por el Colegio de Notarios que los titulares de la 23, Hernández Oropeza, la 2, Juan Tejeda, la 19 Lara Saíd y la 24, Enrique Moreno Valle, tienen un número muy elevado de quejas por asuntos delicados. ¿Serán investigadas las denuncias de los colonos de la Resurrección a quienes no les entregaron los testimonios, ni la trascripción de pagos de impuesto sobre la renta, derechos en el Registro Público de la Propiedad, impuestos municipales, traslado de dominio, etcétera, y que han afectado a los más humildes de los humildes, escudados en los apellidos rimbombantes? ¿Qué pasará con las 60 familias afectadas en Villas Pao de Izúcar de Matamoros, que se han quejado en el Infonavit debido a que se les otorgaron créditos a terceras personas sobre sus propiedades adquiridas hace 24 años, debido al mal ejercicio del notario Oropeza? ¿Los fedatarios parientes del gobernador, la 24 es la que más denuncias tiene, incluso de extranjeros como la japonesa Akiko Yayamoto, que mienten y engañan, serán sancionados con la misma vara que los colaboradores de Marín? ¿O se cumplirá la sentencia de que duele más el pellejo que la camiseta? ¿Y qué decir de los prestamistas disfrazados de casas de empeño que abusando de la necesidad y deudas de juego generan complicidad con los notarios para reconocer firmas falsificadas y dar fe de lo que nunca vieron, atentando al patrimonio de las familias de los clientes de casinos y garitos? La Caja de Pandora ha sido abierta y el pueblo esta ávido de noticias de revelaciones pecaminosas que embarren al más presunto ciudadano ejemplar de esta entidad. ¿Hasta dónde llegará el gobierno que ha gastado 182 millones de pesos en imagen personal, 500 mil pesos diarios? Ese es otro tema de excesos que fue asumido por la prensa nacional. Por fin alguien se dio cuenta que la personalización del informe de gobierno sólo ha pretendido vender al pueblo la imagen del gobernador, no de sus acciones, la foto robaplana del ejecutivo, su nombre en los estadios, la cantidad de espectaculares en la entidad ¿se justifican para anunciar la gestión de un año o constituyen un acto de precampaña presidencial del gobernador a costa del erario público? ¿Tendrá congruencia la acción de haber reducido un 5 por ciento el salario de 7 mil empleados de confianza del gobierno para invertir en grandes obras y revelar que la remodelación de los espacios ocupados para la función del ejecutivo y su Secretario General, Casa Puebla, Casa Aguayo y anexos costó 128 millones de pesos? La duda mata. Sobre todo por que a una acción corresponde una reacción. Decía Nicolás Maquiavelo al citar a Cosme de Médici: "Suavizaba el poder con dulzura, siempre lo escondía detrás de un guante de seda". O sea, hasta para ejercer el poder hay que cuidar el exceso. O por lo menos así me lo parece. jesusmanuelh@mexico.com
 
Titulo Columnistas
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Los pollitos pían
Jesús Manuel Hernández
Espiral Urbana
Juan Daniel Flores Sociólogo Descansar
Juan Daniel Flores
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista ¿De dónde la fuerza de Urzúa?
Jesús Manuel Hernández
Opinión
Carlos Figueroa Ibarra doctor en Sociología Sociólogo ¿Cómo se obtienen candidaturas en Morena?
Carlos Figueroa Ibarra
Reflexiones
Fidencio Aguilar Víquez Doctor en Filosofía Historia y literatura. La imagen del ser humano
Fidencio Aguilar Víquez
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Prioridades de Puebla
Jesús Manuel Hernández
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista De política y cosas peores
Jesús Manuel Hernández
La Otra Mirada
Daniela Ramos García Comunicóloga Hace siete años
Daniela Ramos García
El Rincón de Zalacaín
Jesús Manuel Hernández El café indultado
Jesús Manuel Hernández
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Espionaje y Seguro de Vida
Jesús Manuel Hernández
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Las cucarachas
Jesús Manuel Hernández
Facebook Los PeriodistasTwitter Los PeriodistsaYoutube Jesus ManuelRss Los Periodistas
Inicio Noticias Columnistas Zalacain Por Soleares Video Columna Contacto  
Logo Los Periodistas
Copyright © 2010
Desarrollado por: Estrategia 360°