La impunidad y el gatopardismo
2011-10-30
La impunidad y el gatopardismo
La impunidad y el gatopardismo Una asignatura pendiente para la sociedad poblana, emanada de las campañas a gobernador y demás puestos electorales el año pasado, parece haber recuperado su vigencia y en muchos círculos se extiende como una premisa de exigencia a los gobernantes. No basta con la denuncia mediática, tampoco con el cese, menos aún con el cambio de funcionarios. La sociedad ha recibido miles de navajazos y optado por alejarse de la política por que se ha puesto en evidencia que los políticos se valen de esa práctica para conseguir impunidad en sus acciones. De alguna manera el sistema de impartición de justicia, la transparencia, la rendición de cuentas y las políticas públicas consensuadas, producto de la consulta de tomar en cuenta la opinión de los gobernados, se suman a esta exigencia. En los últimos días han salido a la luz pública asuntos relacionados con este presunto combate a la impunidad. El caso del Orfise ha sido notable por las consecuencias políticas que emanarán del cese; pero una vez pasada la tormenta, todo vuelve a la calma, pues en todas partes se ve, se siente, la intención de que todo siga igual, el gatopardismo parece recuperar espacio. El simple hecho de filtrar que sería David Villanueva el responsable de esa función en el corto plazo, ha dado al traste con la felicidad de quienes exigen se de un fuerte golpe a la impunidad, su cercanía con el grupo del actual y el ex gobernador, es una garantía de que habrá nichos de poder intocables, pues obvio es que duele más la piel que la camiseta. Los mensajes La detención del expresidente municipal de Palmar de Bravo al asistir al Consejo Político del PAN en Puebla, por un presunto peculado cometido hace nueve años, que no llega al millón de pesos, no ha tenido la repercusión social que los ejecutores habrían pronosticado, ni los planeadores del consejo, quienes días antes habían discutido "los pros y los contras" de la reunión, a puerta cerrada en Casa Aguayo, sin saber, sin conocer sobre la medida de la Procuraduría. Es la segunda reunión del consejo, presidida por el gobernador, y en ambas se han presentado desaguisados notables. La clase política del panismo lo asumió como un mensaje más a los disidentes de la postura oficial. "Nos hubiera ido mejor con Zavala", dijeron algunos al salir, pues lo que menos esperaban es que uno de los suyos, aunque sea de Ana Teresa, fuera detenido, cuando los enemigos reales, los del PRI, gozan de cabal y completa impunidad. El gobernador no siguió el guión del todo bien. Se hizo el sorprendido, consultó en su inseparable blackberry si se trataba de un tema del fueron común o del federal para lavarse las manos de la acción. ¿Pero es que un asunto así puede pasar desapercibido del ejecutivo, en un escenario de la magnitud el Consejo Estatal del partido que le postuló al senado y a gobernador? No faltó quien lo interpretara como el principio del fin del compromiso. Por suerte la madurez de los dirigentes y la visión en el 2012, impidió hacer más ruido del necesario, pero una vez pasadas las elecciones federales, saldrán los polvos de estos lodos a relucir, dicen. Otro asunto que se entiende como "mensaje" es la forzada renuncia del delegado de Capufe, Carlos Cobos Marín, que no pudo ser detenida por su "jefa". Es más la mismísima "Doña" se deslindó de los presuntos casos de corrupción del funcionario que jura que hay una campaña en contra de él y que en Puebla ya no puede vivir. Extrañó siempre a los panistas de buena cuna la cercanía de Ana Tere con Cobos Marín en cuya familia se anotan varios asuntos del orden jurídico y policíaco. Los apellidos han aparecido varias veces en las páginas rojas de los diarios locales. Lo que si es una realidad a todas luces es el inevitable enfrentamiento entre la Doña y el gobernador. ¿Cómo empezó todo? ¿Por qué hubo una denuncia por amenazas de muerte? ¿Sabía Ana Tere de las operaciones en contra de sus protegidos y con ello intentó detenerlas? Cuentan que los datos de la amenaza le fueron comunicados a la Doña por una persona que dijo haber recibido información de un asistente a una reunión pública presidida por el gobernador. El informador, experto en el idioma de los sordomudos, habría leído los labios del interlocutor preguntando sobre la actuación de Ana Tere cerca de Cordero y el gobernador habría dicho "la vamos a desaparecer", un asunto que evidentemente tiene connotaciones políticas y no criminales, pero así lo transmitieron, así lo entendieron, o ¿así lo manipularon?. El retorno de Barttlet Para algunos el tema es intrascendente, para otros toma vigencia y se ubica como la punta de lanza de un movimiento político donde el panismo y el gobernador en turno son el objetivo. Entre lo deseable y lo posible hay un buen trecho y en este caso la personalidad de Manuel Barttlet, doce años después, sigue siendo polémica, tiene seguidores y también detractores. Su presencia en la facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la BUAP, no es gratuita, o es que ¿alguien puede pensar que intramuros universitarios pueda organizarse algo sin el beneplácito del rector? Bartlett aprovecha los espacios vacíos, lo sabe hacer, el ejercicio del poder es parte de su vida profesional. Ante un desmeritado y vagabundo PRI en Puebla, una nula oposición al gobierno, un sector empresarial sumiso y algunos perseguidos, el ex gobernador pudiera convertirse en el líder para encabezar el discurso contra la derecha y el gobernador. ¿Qué le sacarán ahora al ex senador y gobernador por Puebla para minar su presencia y combatir su discurso? Faltan algunas semanas, meses tal vez, para sentir la mano que mece la cuna, con la diferencia de que el receptor de los golpes tiene también hilo de donde jalar. Por lo pronto Morena y Bartlett parecen ir de la mano y su partido, el PRI lo resiente, Lastiri acusó recibo del mensaje y los voceros del sucesor de Bartlett también. ¿O sea? jesusmanuelh@mexico.com
 
Titulo Columnistas
Reflexiones
Fidencio Aguilar Víquez Doctor en Filosofía Barcelona llora
Fidencio Aguilar Víquez
Opinión
Carlos Figueroa Ibarra doctor en Sociología Sociólogo La guerra sucia contra Gabriel Biestro
Carlos Figueroa Ibarra
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista MORENA Puebla, ¿dos caminos?
Jesús Manuel Hernández
Sin Límites
Raúl Torres Salmerón Abogado ¿Hipnotismo a políticos?
Raúl Torres Salmerón
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Candados del PRI y Puebla
Jesús Manuel Hernández
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Delincuentes libres
Jesús Manuel Hernández
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Mal y de malas
Jesús Manuel Hernández
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista #RMV y sus canicas
Jesús Manuel Hernández
Sin Límites
Raúl Torres Salmerón Abogado El alcalde sustituto devaluado
Raúl Torres Salmerón
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Un merolico en el PRI
Jesús Manuel Hernández
Facebook Los PeriodistasTwitter Los PeriodistsaYoutube Jesus ManuelRss Los Periodistas
Inicio Noticias Columnistas Zalacain Por Soleares Video Columna Contacto  
Logo Los Periodistas
Copyright © 2010
Desarrollado por: Estrategia 360°