De la displicencia al desprecio
2011-09-04
De la displicencia al desprecio
De la displicencia al desprecio El sol no se puede taparse con un dedo, pretender hacerlo es adoptar un papel infantil, como cuando el niño se tapa los ojos para esconderse. Ni duda cabe, la luna de miel entre el gobernador de Puebla y el panismo tradicional pasa por uno de sus peores momentos. Al momento de su incorporación Moreno Valle encontró un partido dividido, entre los intereses nacionales y los tradicionales del panismo local, que incluso tuvieron momentos espectaculares en el orden nacional, pero enfrentaron a Felipe Calderón. De ahí se han derivado profundas heridas, que por lo visto no han cicatrizado. Hay dos protagonistas permanentes en la escena, Ángel Alonso y Díaz Caneja y Eduardo Rivera Pérez. El primero fue uno de los operadores de Calderón en la precampaña, jugó en Puebla con Roberto Grajales Espina en contra del grupo de Rivera. Y lo hizo también del lado de Moreno Valle, fue el principal protector del proyecto guardado "in pectore" por el panismo nacional para sacar al PRI de Casa Puebla. Hoy Ángel es más morenovallista que el mismísimo gobernador. Ya en campaña Moreno Valle recibió un panorama político del panismo con buena información, eso le permitió maniobrar al interior con los jerarcas de los grupos, negoció y acordó e incluso ofreció firmar los pactos, asunto que la otra parte no exigió. Los desencantos fueron presentándose primero al momento de elegir candidato a la Presidencia Municipal, pues se sabía que el propio candidato alentaba que Enrique Dóger fuera aceptado por los panistas locales, después hubo alarmas cuando el carácter explosivo del candidato sobrepasaba el protocolo político. Un asunto sirvió de referencia a sus críticos al interior del panismo: cuando el piloto del helicóptero donde viajaba a un acto de campaña "se perdió" y bajo en otro pueblo, a mucha distancia del destino, montó en cólera, dicen, ofendiendo y reprochando la falta de conocimiento del piloto; "se puso como una fiera", dijeron y especularon sobre su reacción cuando fuera gobernante ante una negativa del partido. Otro desencanto se presentó cuando el gobernador electo presionó sin lograrlo a los grupos locales a comprometer su posición política con él con miras al 2012 y por supuesto a 2018, el verdadero objetivo del equipo morenovallista. La integración del gabinete limó asperezas y abrió una puerta a la reconciliación con la presencia de Pablo Rodríguez Regordosa, su tío fue un importante activo en la campaña. Un buen grupo de panistas, sintió que con ello el poder quedaría equilibrado. En la práctica las cosas no han sido así, Rodríguez se siente el ungido del gobernador para sucederle y los panistas están convencidos de que no será así, el desencanto por tanto se ha llevado a Rodríguez entre las patas de los caballos, sobre todo después del "affaire" por lo terrenos del CCE, acción ejecutada por otro panista calderonista. Pero sin duda el principal tema de conflicto entre ambas partes ha sido el trato displicente a Eduardo Rivera que ha rayado en repetidas ocasiones en indiferencia y posterior desprecio. Incluso hay quien reconoce, al interior del partido, que Rivera es objeto de una campaña de medios soportada por el propio gobierno, en virtud de que algunos de los críticos, pretenden con ello congraciarse con la autoridad, asunto que salpica también las posturas públicas de regidores y dirigencia estatal del priísmo. ¿Dónde radica esta serie de casualidades, casi complicidades en contra de Rivera y su grupo? Algunos dicen que el alcalde no se ha sujetado a la manera personal de gobernar del inquilino de Casa Puebla, otros que Rivera es la cabeza visible del grupo que obstaculiza el pleno dominio del Consejo Estatal del PAN, algunos más, que en la medida en que Rivera no tenga ni dinero ni fuerza política y policíaca, quedará a merced de las decisiones del gobernador. Con ello el panismo empieza a dar luces de serias confrontaciones. Algunos, como Alonso o Genaro Ramírez, han optado por la política patrimonalista. Otros inician la operación de recuperación de la dignidad a través de correos y motivaciones en aras de señalar que el bien común no ha sido puesto en práctica por el actual gobernador. Entre los panistas empieza a preocupar la división promovida desde el poder. Los grupos de viejo cuño ven asaltada la plaza y en peligro su futuro inmediato. Los hechos del viernes último en la comida ofrecida por el gobernador, y sus consecuencias que impidieron el informe del Comité Directivo, no son más que la punta del iceberg de la verdadera división que prevalece al interior. Mientras tanto hay preocupación entre presidentes municipales de todos los partidos políticos por lo que está pasando en cuestiones de seguridad y cuyo objetivo principal es que el gobierno maneje todos los recursos federales para ese rubro, un asunto que desprotege política a los munícipes ante sus gobernados. Mientras tanto hay balaceras en San Martín Texmelucan, que empieza a convertirse en el territorio en disputa del crimen organizado; mientras tanto cinco taxistas han sido asesinados los últimos días y sus cuerpos dejados por el rumbo de La Resurrección; mientras tanto, un local de joyas fue asaltado el viernes a plena luz del día, a unos cuantos metros de las oficinas con ventanas blindadas donde despacha el gobernador, muy cerca de donde ronda el Ejército en previsión para la noche de El Grito de Independencia. jesusmanuelh@mexico.com
 
Titulo Columnistas
Reflexiones
Fidencio Aguilar Víquez Doctor en Filosofía Gente honesta para hacer política
Fidencio Aguilar Víquez
El Rincón de Zalacaín
Jesús Manuel Hernández Gusanos de Chile
Jesús Manuel Hernández
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Barbosa, la oposición
Jesús Manuel Hernández
Sin Límites
Raúl Torres Salmerón Abogado Rivera ¿un mago?
Raúl Torres Salmerón
Reflexiones
Fidencio Aguilar Víquez Doctor en Filosofía El poder de la pluma
Fidencio Aguilar Víquez
El Rincón de Zalacaín
Jesús Manuel Hernández La sopa de fideos
Jesús Manuel Hernández
Opinión
Carlos Figueroa Ibarra doctor en Sociología Sociólogo Los dilemas de Morena
Carlos Figueroa Ibarra
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista El muro del INE
Jesús Manuel Hernández
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista El guiño
Jesús Manuel Hernández
Reflexiones
Fidencio Aguilar Víquez Doctor en Filosofía Nuevo horizonte de combate a la corrupción
Fidencio Aguilar Víquez
Facebook Los PeriodistasTwitter Los PeriodistsaYoutube Jesus ManuelRss Los Periodistas
Inicio Noticias Columnistas Zalacain Por Soleares Video Columna Contacto  
Logo Los Periodistas
Copyright © 2010
Desarrollado por: Estrategia 360°