Entre sidras y alfileres
2011-06-17
Entre sidras y alfileres
Entre sidras y alfileres Madrid, España.- A cada capillita le llega su fiestecita, decimos los mexicanos, pensó Zalacaín, la radio anunciaba las fiestas de San Antonio de Padua, ni más ni menos, el famoso franciscano hacedor de favores a quien se le reza para conseguir su intervención en la solución de problemas mayúsculos como no tener novio o novia. Para los madrileños, más bien para ellas, la festividad de San Antonio constituye un espacio especial de verbena para acudir a San Antonio de la Florida, el conjunto de ermitas diseñadas por Ventura Rodríguez e iluminadas por el maestro Francisco de Goya y donde cada año mujeres guapas de todos los barrios siguen la tradición iniciada por las ‚“modistas‚Äù, llamadas ‚“modistillas‚Äù, quienes al no encontrar novio ni marido, acudían con los alfileres propios de su trabajo para marcar los ajustes de la ropa hecha a mano, como antes se acostumbraba. Alguna de ellas habría sugerido décadas antes, arrojar los alfileres sobre la pila y meter la mano, los alfileres prendidos en la piel eran el número de pretendientes tras la ‚“modistilla‚Äù quien entre alguno habría de encontrar marido. A ciencia cierta no se sabe muy bien la relación de San Antonio y la búsqueda de novio. Pero hay una oración dedicada a ello: ‚“San Antonio Bendito que al monte fuiste, el rosario y el silabario perdiste, te encontraste con Jesús, quien te consoló y tres virtudes te dio: Que lo olvidado se recordará, que lo perdido se encontrará y que lo alejado se acercará‚Ķ‚Äù En México, reflexionaba el aventurero, se tenía por costumbre poner de cabeza al santo el 13 de Junio y dejarlo así hasta no encontrar novio, la soltera debía pedir trece monedas a trece varones desconocidos y llevarlas de limosna, luego encender 13 velas una cada día. Al aventurero le saltó de inmediato el tema gastronómico. Precisamente en el Paseo de la Florida, muy cerca de San Antonio, se encuentra la decana de las sidrerías, Casa Mingo, sólo produce para autoconsumo y se ha convertido desde 1888 en el sitio preferido por jóvenes y gente de todas las edades con gusto por la sidra natural, el cabrales y los pollos asados, a 7.40 euros cada uno y es el plato más caro. Han pasado ya 4 generaciones desde los fundadores, una familia asturiana metida a la colocación de vías del tren, llegaron a la estación del Norte y recibían los productos de su tierra, la manzana de Villaviciosa entre otros, y mantenían así su identidad en la alimentación, guardaban la sidra en uno de los almacenes, convertido al tiempo en un auténtico ‚“lagar‚Äù, el más viejo en activo de todo Madrid. El 13 de Junio no era precisamente el mejor día para visitar Casa Mingo, quedaba pendiente acudir alguno de estos días comer en aquellas enormes mesas, los pollos asados, la tortilla española, los callos, el chorizo en sidra, el queso cabrales y el arroz con leche como postre acompañados de principio a fin por varias botellas de sidra natural de la marca propia del establecimiento, la Avilesina, cuyo precio en barra no pasaba los 4 euros. El tema de la escanciada era otro asunto, los camareros hacían proezas en el pasado para conseguir altura para escanciar el líquido producto del jugo de las manzanas asturianas, entre más altura más fuerte el impacto sobre el vaso, tamaño especial, donde al rebotar la sidra natural, sin gas, genera una burbuja, una inyección de aire, con lo cual se hace refrescante y burbujeante al paladar. No hacía mucho en las sidrerías madrileñas, El Ñeru entre otras, habían debutado los escanciadores eléctricos, la botella se coloca en un aparato desde donde una manguerita se le introduce, se tapa, y se activa el mecanismo, la sidra sube y es expulsada con fuerza sobre el vaso. Otros, aún ensayan con el corcho de la sidra, le hacen un corte en forma de ‚“V‚Äù y uno del lado contrario, 1 centímetro en plano exactamente a la mitad para permitir el paso del aire; y claro la llegada del tapón mágico escanciador de sidra, por menos de 2 euros, es maravilloso, Zalacaín lo había usado en varias ocasiones, sólo se mete en la boca de la botella y a servir, el control del líquido es muy preciso. Recordar a San Antonio le llevó al aventurero a su natal Puebla, donde las fiestas del 13 de Junio eran celebradas de otra forma, la feria de barrio, con los antojitos tradicionales y a veces había peleas de box y lucha libre. No hacía mucho, en su última estancia en la Angelópolis, algún amigo le había llevado a un establecimiento por la zona de la calle de los dulces típicos, la 6 oriente, donde un establecimiento le llamó la atención "Nietos de Asturias" donde se vendían botellas elaboradas en Zacatlán con el tradicional método asturiano, es decir sin gas. Por desgracia para Zalacaín resultó imposible le permitieran escanciar una botella, pues el reglamento municipal prohíbe la venta de la bebida debido a la cercanía de una escuela. Insólito pensó el aventurero, ¿de cuándo acá, la sidra es un riesgo para la juventud? jesusmanuelh@mexico.com
 
Titulo Columnistas
Sin Límites
Raúl Torres Salmerón Abogado Sabemos cosas de Moreno Valle
Raúl Torres Salmerón
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Bola ensalivada
Jesús Manuel Hernández
El Rincón de Zalacaín
Jesús Manuel Hernández Bacon y El Paraguas
Jesús Manuel Hernández
Sucedió en Puebla
Margarita Carrasco Porras Periodista Rimas asoleadas
Margarita Carrasco Porras
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista ¿Descarte?
Jesús Manuel Hernández
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista El problema no es Trump
Jesús Manuel Hernández
¡Ahí vienen los gorrones!
Arturo Muñoz Martínez Estudiante Ciencias Polìticas BUAP La unidad nos divide
Arturo Muñoz Martínez
BALANCE FINANCIERO
Socorro López Espinosa Periodista Financiero Puebla entre la opulencia y la pobreza
Socorro López Espinosa
¿Se te ofrece algo?
Carlos Galeana Estudiante de Comunicación México en una combi
Carlos Galeana
La Otra Mirada
Daniela Ramos García Comunicóloga "México tierra de oportunidades": EPN
Daniela Ramos García
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista El PRIAN se fortalece
Jesús Manuel Hernández
La Hora Política
Carlos Flores Mancilla Periodista Forcejeos políticos tempraneros
Carlos Flores Mancilla
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista El sistema fracasó
Jesús Manuel Hernández
Facebook Los PeriodistasTwitter Los PeriodistsaYoutube Jesus ManuelRss Los Periodistas
Inicio Noticias Columnistas Zalacain Por Soleares Video Columna Contacto  
Logo Los Periodistas
Copyright © 2010
Desarrollado por: Estrategia 360°