El
2011-02-17
El "pan negro" y las "rebecas"
El "pan negro" y las "rebecas" Madrid, España.- Todos los telediarios e informativos de radio, lo mismo los periódicos y el comentario popular en los bares y tabernas de la ciudad, dedican una parte importante a los asuntos de Egipto, de pronto los recorridos dominicales se sitúan cercanos a los vestigios de esa cultura en el Templo de Devod, el monumento rescatado por la UNESCO cuando la construcción de la presa de Asuán puso en peligro varios asentamientos, éste en concreto estuvo en la primera catarata del "País del Oro", Nubia, y desde hace más de tes décadas se inició su "armado", piedra por piedra en el Paseo de Rosales, sujetando el trabajo a la técnica llamada "anastylosis". Al mismo tiempo se ha puesto de moda recordar la forma de vida de los españoles en épocas de la Guerra Civil, las salas de cine han sido el detonante, la presencia de la cinta llamada "Pan Negro"-"pa negre" en catalán, idioma original de la película- ha supuesto retomar el tema de la calidad de los panes. Si bien hacía unos días Zalacaín había recordado el tema con el amiguete aquél, mientras Numa Pompilio se asomaba a la memoria; las calidades de pan, sobre todo en este país, constituyen una especie de pertenencia a alguna clase social. Los egipcios, según la historia de la alimentación, fueron los primeros en cultivar la cebada y convertirla en alimento, hay vestigios de 4000 a. de C. en el Delta del Nilo, le seguiría el trigo y la escanda, luego cultivada por los astures en la hoy Villaviciosa y en Gijón, hace no mucho Zalacaín había recibido invitación para asistir a la Fiesta de la Escanda en Grado, Grau en bable, donde pretender rescatar la costumbre del pan de escanda. Curiosamente los recetarios más antiguos poco hablan de la forma de preparar el pan, se consideraba algo muy autóctono y casi hogareño, todo mundo debía saber hacer pan con sus propios métodos, pero el pan blanco empezó a conquistar el paladar y la demanda, se convirtió en el complemento de la mesa de cierto nivel económico a diferencia del llamado "pan negro" producto de una harina mal fermentada y cocida en un horno rudimentario o bien entre las cenizas del fuego, el pan negro era difícil de digerir y de ahí su desuso. La reflexión se topó con otro recuerdo, frente del aventurero Zalacaín, estaba el aparador de la tienda El Danubio Azul de la calle Preciados, donde tradicionalmente algunas mujeres poblanas compraban las famosas "rebecas", esas prendas puestas de moda en la época de Franco luego de ser presentadas en la película de Alfred Hitchcock, "Rebecca", 1940, personaje interpretado por Joan Fontaine. En Europa se conocía la prenda como "cardigan" dado el uso efectuado por el Séptimo Conde de Cardigan, Gales, James Thomas Brudenell, en muchas batallas, entre otras la Carga de la Brigada Ligera en 1854 en el Valle de la Muerte, Balaclava, de la guerra de Crimea; era un tipo de jersey de punto, tejido a mano, con botones para el hombre y sin ellos para la mujer, sin cuello y con un escote en pico. La prohibición, después del triunfo de Franco en la Guerra Civil, de mostrarse en público, sobre todo en las iglesias con los hombros descubiertos, hizo a las mujeres españolas adquirir un buen número de "rebecas" la prenda popularizada por Joan Fontaine. Alguna vez el aventurero supo de las multas impuestas por la Guardia Civil a las turistas extranjeras por entrar a un templo con los hombros descubiertos, un tema fundamental en los tratados de Franco con "Ike" Eisenhower de 1953 cuando los Estados Unidos apoyaron económicamente a España a cambio de varios asuntos, entre otros, ese, dejar de multar a las turistas con hombros descubiertos y a las católicas sin medias, pues antes del acuerdo, a las mujeres sin medias no les dejaban comulgar en las iglesias. El otro punto a debate fue la libertad religiosa, es decir, la presencia de iglesias diferentes la católica, un asunto no permitido por Franco. Vaya recuerdos, de Egipto, el pan negro y las rebecas, polvos de viejos lodos, se dijo a sí mismo Zalacaín. jesusmanuelh@mexico.com
 
Titulo Columnistas
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Zavarazzo
Jesús Manuel Hernández
Reflexiones
Fidencio Aguilar Víquez Doctor en Filosofía Se buscan candidatos
Fidencio Aguilar Víquez
Sin Límites
Raúl Torres Salmerón Abogado Un millón de poblanos con hambre
Raúl Torres Salmerón
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista La complicidad de Zavala
Jesús Manuel Hernández
La Hora Política
Carlos Flores Mancilla Periodista Purga en la Secretaría de Salud
Carlos Flores Mancilla
Sin Límites
Raúl Torres Salmerón Abogado Sabemos cosas de Moreno Valle
Raúl Torres Salmerón
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Bola ensalivada
Jesús Manuel Hernández
El Rincón de Zalacaín
Jesús Manuel Hernández Bacon y El Paraguas
Jesús Manuel Hernández
Sucedió en Puebla
Margarita Carrasco Porras Periodista Rimas asoleadas
Margarita Carrasco Porras
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista ¿Descarte?
Jesús Manuel Hernández
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista El problema no es Trump
Jesús Manuel Hernández
¡Ahí vienen los gorrones!
Arturo Muñoz Martínez Estudiante Ciencias Polìticas BUAP La unidad nos divide
Arturo Muñoz Martínez
BALANCE FINANCIERO
Socorro López Espinosa Periodista Financiero Puebla entre la opulencia y la pobreza
Socorro López Espinosa
Facebook Los PeriodistasTwitter Los PeriodistsaYoutube Jesus ManuelRss Los Periodistas
Inicio Noticias Columnistas Zalacain Por Soleares Video Columna Contacto  
Logo Los Periodistas
Copyright © 2010
Desarrollado por: Estrategia 360°