El nuevo jefe de VW no es de la mafia de Wolfsburg
2018-04-18
El nuevo jefe de VW no es de la mafia de Wolfsburg

El nuevo jefe de VW

no es de la mafia de Wolfsburg

 

 

  • ¿Quiere conocer a Herbert Diess? Interesante análisis del diario The New York Times

 

 

 

 

Por Raúl Torres Salmerón

 

 

Una interesante noticia, dada a conocer por el influyente diario The New York Times, el pasado 12 de abril describe al nuevo jefe supremo de la empresa Volkswagen, Herbert Diess, como ajeno a la mafia o grupo de Wolfsburg, Alemania, donde han salido toda clase de dirigentes.

Textualmente dice que “no es un producto de Wolfsburg” pero que al mismo tiempo tendrá esa desventaja en contra. Lo califica de recién llegado.

Asimismo, comenta que Diess no está asociado con el mal que continúa pesando sobre la imagen y las finanzas de la compañía y es que sigue siendo el tema de investigaciones criminales importantes por parte de las autoridades alemanas y estadounidenses.

El NYT señala “que Herbert Diess tiene una gran ventaja cuando asume el cargo de director ejecutivo de Volkswagen después de su nombramiento oficial el jueves. Él no es un producto de Wolfsburg, la base del fabricante de automóviles. El Sr. Diess también tiene una gran desventaja. Él no es un producto de Wolfsburg.

“Como recién llegado a la compañía, un ex ejecutivo de BMW que se unió solo dos meses antes de que estallara un escándalo de emisiones, el Sr. Diess no está asociado con el mal.

“Eso diferencia al Sr. Diess de su predecesor, Matthias Müller. Si bien el Sr. Müller niega haber tenido conocimiento de software ilegal que evadió las regulaciones sobre emisiones, ocupó posiciones de alto rango en Volkswagen cuando se estaba desarrollando y desplegando ese dispositivo.

“Pero a diferencia del Sr. Müller, quien pasó toda su carrera en Volkswagen y sus subsidiarias antes de ser expulsado, el Sr. Diess es un extraño. Nombrado jefe ejecutivo por el consejo de supervisión de Volkswagen en una reunión el jueves por la noche, ahora debe demostrar que puede navegar por la cultura de la compañía jerárquica, notoriamente insular de Volkswagen.

“Los supervisores de Volkswagen centralizaron una cantidad inusual de poder en las manos del Sr. Diess como parte de una importante reorganización también anunciada el jueves. Asumirá el control de las marcas de presupuesto de la compañía, Skoda y SEAT, además de sus deberes actuales dirigiendo la división que fabrica automóviles vendidos bajo la marca Volkswagen. Él también tendrá la responsabilidad directa de la investigación y el desarrollo.

“Volkswagen indicó que prepararía sus divisiones de camiones y autobuses para una posible venta en el mercado bursátil, una importante salida después de décadas de construcción del imperio por parte de los presidentes ejecutivos anteriores.

“Hasta hace poco, la grandeza por sí misma era esencial para la identidad de Volkswagen. La cultura única de la compañía es omnipresente no solo dentro de su vasto complejo industrial, sino también en la ciudad de 125,000 habitantes a través de un canal de barcazas. Volkswagen es el empleador dominante de Wolfsburg, la principal fuente de ingresos fiscales, incluso el propietario del equipo local de fútbol profesional.

“El estado en la compañía automáticamente trae el estado en la comunidad. Las matrículas emitidas para autos de la compañía incluyen códigos de letras, entendidos por todos en Wolfsburg, que indican si el conductor es un gerente de Volkswagen de alto rango o incluso el cónyuge de un gerente.

“La conducta y costumbre, el ethos, profundamente arraigado y conformista de Volkswagen fue visto como una causa próxima del escándalo. Fue por eso que nadie desafió a los gerentes que idearon el software ilegal para encubrir el exceso de emisiones de los motores y por qué nadie informó de las fechorías a las autoridades externas durante casi una década.

“Cambiar la cultura es una de las tareas principales del Sr. Diess. En efecto, es una condición del acuerdo que Volkswagen estableció con las autoridades de los Estados Unidos para resolver las acciones civiles y penales derivadas de las infracciones de las emisiones. Volkswagen debe establecer un sistema de denuncia de irregularidades más sólido y garantizar que los empleados crean que pueden usarlo.

LA CULTURA, LA TAREA DIFÍCIL

"La cultura es ciertamente la tarea más difícil para Diess", dijo Ferdinand Dudenhöffer, profesor de la Universidad de Duisburg-Essen que sigue y estudia la industria del automóvil.

El Sr. Müller se hizo cargo a fines de 2015 después de que el escándalo se hiciera público, pero últimamente pareció perder impulso. Había expresado su frustración con respecto a cuánto tiempo le tomaba a Volkswagen superar el escándalo.

El Sr. Diess ganó el favor de las familias Porsche y Piëch, que poseen la mayoría de las acciones con derecho a voto de Volkswagen, al mejorar las ganancias en la división que fabrica automóviles de marca Volkswagen a pesar de una disminución en la cantidad de vehículos vendidos.

"Ha demostrado un efecto impresionante en la velocidad y el rigor con que puede implementar una transformación radical", dijo en un comunicado Hans Dieter Pötsch, presidente de la junta supervisora ​​de Volkswagen y confidente de la familia Porsche.

Pero el Sr. Dudenhöffer señaló que el Sr. Diess aún tendrá que lidiar con el poder extraordinario que los trabajadores de Volkswagen y los políticos locales ejercen sobre la estrategia.

El estado de Baja Sajonia posee el 20 por ciento de la compañía y tiene dos representantes en el consejo de supervisión. Los representantes de los trabajadores tienen otros 10 escaños en el directorio de 20 personas, lo que significa que los sindicatos y el gobierno estatal juntos controlan la compañía.

"No hay equilibrio de poder en el consejo de supervisión", indicó Dudenhöffer.

En una demostración del poder de los trabajadores, el consejo de supervisión nombró el jueves a un representante laboral de alto rango, Gunnar Kilian, como jefe de personal. El puesto a nivel de junta incluye la responsabilidad de las negociaciones con los sindicatos.

En otro cambio importante, Francisco Javier García Sanz, un español que ha sido el miembro de la junta a cargo de las adquisiciones desde 2001, se retirará. El Sr. García Sanz ejemplificó la preferencia de Volkswagen por los gerentes con un largo historial de lealtad.

El control del trabajador ayuda a explicar por qué las personas en Wolfsburg se identifican tan fuertemente con Volkswagen. Pero también le dificultará al Sr. Diess reducir la fuerza de trabajo, una medida que se considera esencial para que Volkswagen llegue a ser tan eficiente como su mayor rival, Toyota.

El sistema de Wolfsburg ha derrotado a los forasteros en el pasado. La última vez que Volkswagen tuvo un director ejecutivo que no había pasado casi toda su carrera en la empresa fue cuando Bernd Pischetsrieder, como el Sr. Diess un ex gerente de BMW, asumió el control en 2002. El Sr. Pischetsrieder fue expulsado después de unos cuatro años.

Hasta aquí el NYT. Veremos pronto si habrá a no repercusiones en Puebla.

En fin, como escribió Diego de Torres y Villarroel (España, 1694-1770) en su poema El Presente Siglo:

 

Vale más de este siglo media hora

que dos mil del pasado y venidero,

pues el letrado, relator, barbero,

¿cuándo trajeron coche sino ahora?

 

¿Cuándo fue la ramera tan señora?

¿Cuándo vistió galones el cochero?

¿Cuándo bordados de oro el zapatero?

hasta los hierros este siglo dora.

 

¿Cuándo tuvo la corte más lozanos

coches, carrozas, trajes tan costosos,

más músicos franceses e italianos?

 

Todo es riqueza y gustos poderosos,

pues no tienen razón los cortesanos,

porque ahora se quejan de viciosos.

 

raultorress@hotmail.com

 
Titulo Columnistas
Opinión
Carlos Figueroa Ibarra doctor en Sociología Sociólogo Doger, piensa mal y acertarás
Carlos Figueroa Ibarra
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Los escombros
Jesús Manuel Hernández
Espiral Urbana
Juan Daniel Flores Sociólogo Una visión de la ciudad
Juan Daniel Flores
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Los lastres
Jesús Manuel Hernández
Opinión
Carlos Figueroa Ibarra doctor en Sociología Sociólogo Crónica del fraude en Puebla
Carlos Figueroa Ibarra
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Elección de Estado
Jesús Manuel Hernández
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Legitimidad
Jesús Manuel Hernández
El Rincón de Zalacaín
Jesús Manuel Hernández El placer de comer
Jesús Manuel Hernández
Opinión
Carlos Figueroa Ibarra doctor en Sociología Sociólogo Fraude en Puebla
Carlos Figueroa Ibarra
Facebook Los PeriodistasTwitter Los PeriodistsaYoutube Jesus ManuelRss Los Periodistas
Inicio Noticias Columnistas Zalacain Por Soleares Video Columna Contacto  
Logo Los Periodistas
Copyright © 2010
Desarrollado por: Estrategia 360°