“Ni amor reanudado, ni chocolate recalentado”
2018-03-02
“Ni amor reanudado, ni chocolate recalentado”

 

 

 

“Ni amor reanudado,

ni chocolate recalentado”

 

 

 

Por Jesús Manuel Hernández

 

 

 

Una investigación publicada por la BBC sobre los riesgos y amenazas a la producción de cacao puso los pelos de punta al aventurero Zalacaín, un apasionado del chocolate amargo donde el cacao debe superar el 80 por ciento de pureza en su fabricación.

Ya en otras ocasiones había disertado con los amigos sobre las ventajas de comer chocolate amargo, los beneficios para el corazón, para generar felicidad y había citado los obstáculos vividos por Hernán Cortés, la corte española y la iglesia sobre el consumo del cacao transformado en chocolate.

Curiosamente la llegada de la cuaresma daba opción a volver a comentar sobre las prohibiciones existentes hasta 1662 cuando los teólogos discutían sobre si beber chocolate rompía el ayuno ordenado por la iglesia.

Hacía algunas décadas el aventurero había escuchado de uno de sus grandes amigos y maestros una frase provocadora de amplias y profundas reflexiones al lado de una copa de vino, “Nunca enciendas un puro apagado ni un amor terminado”, le había dicho en la mesa número 6 de Casa Lucio en Madrid, donde acostumbraba cenar los domingos. La reflexión abarcaba muchos aspectos, no sólo los relacionados con el placer de fumar, de saber fumar decía, sino de las relaciones de pareja.

Con los años la frase pasó a ser parte del léxico común de Zalacaín. Un buen día un sacerdote amigo suyo a escucharle la frase le dijo otra, la original según el cura: “Ni amor reanudado, ni chocolate recalentado” en una clarísima alusión a la parte gastronómica de los conventos. El cura había convivido mucho con las monjas de claustro quienes le preparaban el desayuno luego de la celebración de la misa de las 7 de la mañana. Y la oferta principal constituía una taza de chocolate espeso, caliente, cremoso, muy fuerte de sabor, acompañado de unos churros caseros elaborados por las monjas. Era una delicia, decía el cura, meter el churro en la taza de chocolate para “catarlo”, si el churro se quedaba parado en el centro de la taza, el chocolate era perfecto.

Alguna vez el cura se retrasó al salir de la misa para confesar a una de las monjas y por tanto llegó tarde al ofertorio del convento para tomar el desayuno, y el chocolate se había enfriado, había aparecido una espesa y oscura nata en la taza. La monja cocinera, lo retiró y se dispuso a tirarlo, pero el cura le advirtió de no hacerlo, sólo calentarlo nuevamente y entonces fue cuando escuchó aquello de “Ni amor reanudado, ni chocolate recalentado”.

La investigación divulgada por la BBC contemplaba como razones de poner en riesgo al cacao el aumento del consumo, China e India, son dos países con poblaciones muy grandes y desde hace unos años han descubierto las ventajas del chocolate, por tanto, la demanda ha crecido. El último año se consumieron 7 millones de toneladas, la industria del chocolate está valuada en 98 mil millones de dólares al año. La India es el país donde se ha registrado el mayor incremento de consumo de chocolate, el año pasado subió un 13 por ciento. Estados Unidos es el país donde se consume el 20 por ciento de la producción total de chocolate y los suizos siguen siendo el país donde más chocolate se consume por persona, cada suizo comió el año pasado 11 kilos.

Para conseguir medio kilo de cacao es necesaria la producción anual de un árbol, el control de plagas y el cambio climático han puesto en riesgo la producción de cacao en varios de los países especializado en ello. México fue el origen del cacao, pero hoy día Costa de Marfil y Ghana juntos, producen más de la mitad del cacao ofertado en el mundo.

Mucho se ha escrito del cacao y el chocolate, de su paso por España, su arribo a Florencia, Venecia, Nápoles, Alemania, Holanda e Inglaterra; miles de recetas llenas libros de cocina y repostería, concursos internacionales, cientos de marcas están presentes en el mercado a través de tabletas, bombones y pasteles de diversas calidades.

La noticia de la BBC le recordó a Zalacaín algunas páginas escritas en 2003 por el gran chef Alain Ducase sobre las “famosas habas de cacao” y su empleo en la repostería.

Y el aventurero releyó a Ducase: “Sólo el chocolate y el cacao permiten esta paleta de consistencias, de texturas, de contrastes, una gama tan rica de sabores desde lo más dulces hasta lo más amargo, una muestra tan vasta de creaciones –bombones, copas, mousses, trufas, palets, florentinos, fondants, profiteroles, Reina de Sava, Selva Negra, etc.- de la que nadie imaginaria hoy que podría prescindir.

“La capa negra, densa y fluida que acaricia el costado de una pera de suave perfume con efluvios de vainilla… Los frágiles y tiernos merengues inmaculados, cubiertos de mil granos de ébano, cerrados sobre un alma de ganache fundente… La mullida mousse en la que penetra la cuchara de plata en un imperceptible escalofrió de escarcha de color caoba… Los copos frágiles espolvoreados con azúcar lustre que se amontonan en haces impalpables sobre una delicia de otoño puntuada con avellanas… El vello mate de polvo de un cacao opaco sobre un diplomático robusto como un lingote dulce-amargo… Pequeñas lionesas rellenas y lacadas en pardo, delicadamente reunidas sobre su lecho de crema negra… El modesto croissant de chocolate crujiente, tibio, que arece sacar la puta de su lengua negra… Y hasta nuestra querida ‘pizza de chocolate’ de pasta de brioche rellena de ganache de chocolate negro y de azúcar melaza, espolvoreada con cacao en polvo (que debe degustarse con un Maury del Mas Amiel…)

“El chocolate incita al lirismo. Y no resulta inútil subrayar una vez más que el chocolate (el cacao) es uno de los escasos ingredientes susceptibles de dar cumplimiento a dos prodigios. Por un lado, prestarse a las transformaciones más variadas (sólido, fluido, blando, en granos, en láminas, en laca, etc.) y, por el otro, multiplicarse bajo varios aspectos en el interior de un mismo pastel: pasta de bizcocho con chocolate, rellena de crema, napada con glaseado y decorada con ‘cigarrillos’, por poner un ejemplo entre muchos más”.

Y, por si fuera poco, la lectura culminó con Emily Knuston y su “Oda al chocolate caliente”:

La dulzura y el calor

Corriendo por mi cuerpo

Llenando los espacios vacíos y fríos

Un refresco sagrado

Soldado contra lo desagradable del invierno

El frío y hielo mordiendo la piel

Produciendo rechinamiento de dientes

Y la pérdida de sentimiento

Llama la necesidad para este sagrado

Al llegar a los labios

Alivio instantáneo

Dulce

Caliente

Salvavidas

En los días más dolorosos

El chocolate caliente

Desciende del cielo

Como un regalo de Dios

Protegiéndome del Diablo

Que es el invierno

elrincondezalacain@gmail.com

Video en: https://youtu.be/uhDrby4O4Rw

 

 

 

 

 

 

 

 
Titulo Columnistas
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista El tráiler de la muerte
Jesús Manuel Hernández
Cuestiones Domingueras
Dra. Ana Luisa Oropeza Barbosa Abogada El mismo gato, nomás que revolcado
Dra. Ana Luisa Oropeza Barbosa
Sin Límites
Raúl Torres Salmerón Abogado Luz barata, anuncia Bartlett
Raúl Torres Salmerón
La Moviola
Noé Ixbalanqué Bautista Martínez Comunicólogo, acdémico, comentarista El día de la unión: tímido terremoto
Noé Ixbalanqué Bautista Martínez
Opinión
Carlos Figueroa Ibarra doctor en Sociología Sociólogo Lo que no debe olvidar Morena en Puebla
Carlos Figueroa Ibarra
Opinión
Carlos Figueroa Ibarra doctor en Sociología Sociólogo Forma y fondo en la relación con el morenovallismo
Carlos Figueroa Ibarra
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista ¿El derrumbe?
Jesús Manuel Hernández
Urbanidades
Guillermo Deloya Cobián Doctor en Derecho El linchamiento de la justicia
Guillermo Deloya Cobián
Cuestiones Domingueras
Dra. Ana Luisa Oropeza Barbosa Abogada Entre dimes y diretes
Dra. Ana Luisa Oropeza Barbosa
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista El factor dinero
Jesús Manuel Hernández
El Rincón de Zalacaín
Jesús Manuel Hernández Mixiotes...
Jesús Manuel Hernández
La Moviola
Noé Ixbalanqué Bautista Martínez Comunicólogo, acdémico, comentarista Alfa: licencias para creer
Noé Ixbalanqué Bautista Martínez
Sin Límites
Raúl Torres Salmerón Abogado Se va un pésimo Congreso del Estado
Raúl Torres Salmerón
Facebook Los PeriodistasTwitter Los PeriodistsaYoutube Jesus ManuelRss Los Periodistas
Inicio Noticias Columnistas Zalacain Por Soleares Video Columna Contacto  
Logo Los Periodistas
Copyright © 2010
Desarrollado por: Estrategia 360°