El poder de la pluma
2017-11-13
El poder de la pluma

El poder de la pluma

 
 
 
 
 
Por Fidencio Aguilar Víquez
 
 
 
No es extraña la fuerza que tiene una nota, una cabeza, un comentario, sobre todo en un medio relevante, como lo es en el ámbito local e-consulta. Si se señala o se insinúa la calidad moral de alguien, o si se pone en duda su credibilidad, sobre todo basados en datos o en referencias reales, el asunto puede ser de proyección o demoledor.
 
 
En tal sentido, una pluma es como un cuchillo, sirve para destazar un buen plato (por llamarlo de algún modo) o para matar las pretensiones de determinados personajes del ámbito público. De ahí el cuidado y la responsabilidad que dicha pluma ha de poner a sus cortes y comentarios. Pero hay aun una veta más de la pluma que, con cierta analogía con el arte, tiene que ver con el comentario editorial y que no tiene, por ejemplo, una nota: hacer que el lector pueda ver el contexto del dato, del hecho y, en el sentido más agudo del análisis o del comentario, el entramado de la realidad que habitualmente no es visible pero sí latente y operante.
 
 
Los lectores no se conforman con ver lo que está pasando sino que quieren ir más allá de lo que se ve: quieren saber por qué está pasando eso. Quieren ver la maquinaria, la entraña, el entramado de los hechos políticos, económicos, sociales, científicos o culturales. Y para ello buscan la opinión y los comentarios de quienes, se supone, saben y conocen lo que hay detrás de la noticia, detrás del hecho acontecimiento. Cierto, siempre existe el riesgo de la comentocracia, de la ligereza, de la charlatanería y de la trivialización. Así como la facilidad para conformar eso que bien conocemos y que se llama: “coro de cantores”, esos que, precisamente en Piedra de sol, Octavio Paz define como los pájaros, cuyo canto es toda la razón que ofrecen.
 
 
El reto, entonces, para la pluma es mantenerse en un cierto equilibrio que justamente ofrezca lo que busca el lector: un criterio, una razón, un argumento para leer los hechos, una exégesis, una hermenéutica, una semiótica de los acontecimientos. Eso es lo que trataré de hacer acerca de un encuentro entre un grupo de periodistas, columnistas y editorialistas, y Miguel Barbosa Huerta el seguro y más firme aspirante de MORENA para ser el candidato a la gubernatura el año entrante, según sus propias palabras.
 
 
Un par de datos que me llamaron la atención fue el tema de su ruptura con RMV y una acusación grave y fuerte contra éste: uno de los gobiernos más corruptos que haya tenido Puebla, no sólo por la forma de gobernar sino porque hizo todo –incluso legalmente- para endeudar por las próximas décadas a los poblanos. De ahí los principales motivos de sus aspiraciones: generar un gobierno que encarne las aspiraciones de la mayoría de los poblanos respecto de tener un gobierno nuevo y distinto.
 
 
¿Cuál será su discurso? ¿Qué lo distinguirá como alguien que encabece un gobierno distinto? ¿Con quiénes gobernará?, se le pregunta. Su respuesta inmediata (respeto al discurso): No lo sé, pero sí puedo decir cuál será mi agenda: seguridad pública, corrupción, impunidad, estado de derecho y grupos vulnerables. No sé aún con quiénes gobernaré, pero lo daré a conocer con oportunidad.
 
 
Echado hacia delante, sabe que, si encabeza la candidatura al gobierno del estado, tiene a su favor la tendencia competitiva del MORENA y el malestar de la gente que está cansada y enojada de un gobierno que no ha dado muestras ni de sensibilidad ni de eficacia contra la inseguridad y la corrupción, y todo lo que ello conlleva.
 
 
A su favor juega también el discurso antisistémico del propio López Obrador. Aunque se le recuerda: el régimen tendrá toda la maquinaria electoral. Su respuesta no deja de mostrar talante: Soy un político profesional probado y buscaré cubrir todas las casillas y defender los votos.
 
 
Sobre sus artículos, se le comenta, en cuanto a datos, son técnicamente impecables, pero se denota una falta de feeling, de pasión, de perspectiva personal. Parece tomar nota y admitirlo: Lo tendré en cuenta, dice. Cumple en términos generales la postura de todo político profesional: fijar una postura y escuchar a sus interlocutores. Habrá que esperar para ver qué es lo que lo distinguirá de los demás actores que pronto se convertirán en contendientes.
 
 
A mi modo de ver faltan considerar dos actores relevantes más: el PRI poblano, que anda muy a la deriva, aunque con su dinámica propia de depender del centro, y el camino aún no explorado suficientemente de las candidaturas independientes que, si bien este año no tuvieron el éxito que traían en el discurso, en el caso de Puebla puede ser interesante, no sólo porque con Cárdenas y otros actores públicos –como Eduardo Rivera- hay algunos garbanzos de a libra, sino porque el malestar es suficientemente grande como para que pueda prender cualquier inquietud que quiera una opción distinta a la que hasta este momento impera en el estado.
 
 
Por lo pronto, todo mundo se mueve, todos buscan, quieren, se anotan, levantan la mano y quieren quedar bien con los olvidados ciudadanos que parece que solo son vistos en épocas electorales. Independientemente de ello, no cabe duda que la efervescencia apenas comienza y tendrá sin duda una dinámica más móvil, más intensa y, esperemos, más numerosa. Los jóvenes universitarios, sin duda, jugarán un papel relevante.

 

 
Titulo Columnistas
El Rincón de Zalacaín
Jesús Manuel Hernández Gusanos de Chile
Jesús Manuel Hernández
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Barbosa, la oposición
Jesús Manuel Hernández
Sin Límites
Raúl Torres Salmerón Abogado Rivera ¿un mago?
Raúl Torres Salmerón
Reflexiones
Fidencio Aguilar Víquez Doctor en Filosofía El poder de la pluma
Fidencio Aguilar Víquez
El Rincón de Zalacaín
Jesús Manuel Hernández La sopa de fideos
Jesús Manuel Hernández
Opinión
Carlos Figueroa Ibarra doctor en Sociología Sociólogo Los dilemas de Morena
Carlos Figueroa Ibarra
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista El muro del INE
Jesús Manuel Hernández
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista El guiño
Jesús Manuel Hernández
Reflexiones
Fidencio Aguilar Víquez Doctor en Filosofía Nuevo horizonte de combate a la corrupción
Fidencio Aguilar Víquez
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista El sistema, revitaliza
Jesús Manuel Hernández
Facebook Los PeriodistasTwitter Los PeriodistsaYoutube Jesus ManuelRss Los Periodistas
Inicio Noticias Columnistas Zalacain Por Soleares Video Columna Contacto  
Logo Los Periodistas
Copyright © 2010
Desarrollado por: Estrategia 360°