El Che Guevara y Morena
2017-10-12
El Che Guevara y Morena

El Che Guevara

y MORENA

 

 

 

Por Carlos Figueroa Ibarra

 

 

 

Hemos conmemorado el 50 aniversario de la ejecución por órdenes de la CIA del comandante Ernesto Che Guevara. Se estarán preguntando los lectores  de esta columna, cuál es la relación de un comandante guerrillero con un partido que ha declarado que su lucha por un cambio de régimen se hace por métodos exclusivamente pacíficos. Sin embargo, el ideario del revolucionario argentino-cubano tiene muchos puntos de contacto con el planteamiento de Morena.
 
OTRAS PLUMAS  Juan de Dios Andrade Anaya y los Poderes Multipolares… Joel Salas Suárez ¿Qué historia se narrará del 2017? Víctor Reynoso ¿Dos protagonistas que quedan fuera? Pablo Fernández del Campo Un reto para la movilidad Fernando Maldonado Vanidad y soberbia ciegan a Moreno Valle: Adriana Dávila José Alarcón Hernández La mujer, cerebro, voluntad y corazón
El derrocamiento en 1954 del gobierno revolucionario de Jacobo Arbenz en  Guatemala, hizo concluir a Ernesto Guevara que las armas eran sustanciales en la consecución  y defensa de un triunfo revolucionario. La experiencia cubana consolidó esa percepción y de su lectura de la lucha antibatistiana, el antiguo médico convertido en un mítico comandante revolucionario, construyó una nueva teorización de la revolución latinoamericana. En términos breves y esquemáticos, ésta contemplaba una subjetividad revolucionaria de masas desencadenada por una vanguardia político-militar que realizara acciones exitosas contra sus opresores, por ende un instrumento revolucionario concebido como una organización político militar y una revolución  que iría del campo a la ciudad. La teoría del foco revolucionario, marcaría a  una generación de revolucionarios en el planeta entero. 
 
Pero el Che Guevara no solamente fue un teórico de la revolución armada en América latina. También fue un adalid de la necesidad de articular la ética con la política, necesidad aún más perentoria en una organización o movimiento que busca transformar a la sociedad en un sentido progresivo. En la visión del Che, el dirigente debería marcar el paso con su ejemplo práctico y no solamente con sus palabras. Una sociedad nueva debería estar sustentada en una revolución moral que construyera “un hombre nuevo”, un ser desapegado de los bienes materiales, altruista y  por ello guiado sobre todo por el bienestar colectivo. En principios y estatutos de Morena esta ética que postuló el Che tiene resonancias significativas. El planteamiento ético del partido sustenta que sus militantes deben estar guiados por la necesidad de un cambio de régimen y es deplorable que alguien ingrese o permanezca en Morena por la ambición personal de ocupar cargos y privilegios. Se nos ha inculcado de manera reiterada que “no hay felicidad más grande para el ser humano que la felicidad del prójimo”. Ciertamente, es deplorable el que alguien se encuentre en sus filas porque anda buscando una candidatura.
 
No se confundan los que lean estas líneas. Quien las escribe no es un ingenuo idealista que no sabe en dónde anda. Con sus 2.5 millones de afiliados, es fácil admitir que en las filas del partido-movimiento encabezado por López Obrador, cabe la posibilidad de que haya personas que tienen motivaciones mezquinas e individualistas.  Pero si las hay, éstas estarán en un partido cuyos postulados pregonan lo contrario al apetito personal de poder, al oportunismo y al afán crematístico. El Che concibió su ética en el marco ideológico marxista. Pero en dicha ética, hay también un fuerte sustrato de humanismo cristiano que está presente en el discurso del principal dirigente de la única fuerza que puede cambiar a México. Explicando el nombre del más pequeño de sus hijos,  Andrés Manuel se ha declarado admirador de  Jesús y también de Ernesto Guevara. La ética guevariana no está desvinculada de la ética que guía a lo que llamamos  “revolución de las conciencias”. Será precisamente el lograr esta “revolución de las conciencias”,  lo que hará posible  lo que llamamos “cambio de régimen”.
 
Que no nos extrañe, pues, que alguien tan lejano a Morena, sea tan cercano a la ética que norma a su práctica política.
 
Titulo Columnistas
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Los privilegios del poder
Jesús Manuel Hernández
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Violencia machista
Jesús Manuel Hernández
El Rincón de Zalacaín
Jesús Manuel Hernández ¿Exprés o "shot"?
Jesús Manuel Hernández
Opinión
Carlos Figueroa Ibarra doctor en Sociología Sociólogo El Che Guevara y Morena
Carlos Figueroa Ibarra
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Meade y RMV, ¿el plan?
Jesús Manuel Hernández
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Las pruebas del amasiato
Jesús Manuel Hernández
Reflexiones
Fidencio Aguilar Víquez Doctor en Filosofía La muerte de Mara Fernanda no queda sin sentido
Fidencio Aguilar Víquez
Sin Límites
Raúl Torres Salmerón Abogado Puebla, con gran rezago social: Godina
Raúl Torres Salmerón
Opinión
Carlos Figueroa Ibarra doctor en Sociología Sociólogo Grilla y alta política en Morena
Carlos Figueroa Ibarra
Facebook Los PeriodistasTwitter Los PeriodistsaYoutube Jesus ManuelRss Los Periodistas
Inicio Noticias Columnistas Zalacain Por Soleares Video Columna Contacto  
Logo Los Periodistas
Copyright © 2010
Desarrollado por: Estrategia 360°