Hace siete años
2017-07-14
Hace siete años

 

 

Hace siete años

 

 

 

 

Por Daniela Ramos

 

 

El número 7 desde que tengo memoria está presente de una forma particular en mi vida, siempre de pequeña era el número que tenía para relacionar a los integrantes de mi familia: papá, mamá, hermano mayor, hermana mayor, hermana menor, hermano menor y yo; también recuerdo tal como si fuera ayer los siete elefantes de mármol que se encontraban en todos lados de la casa, unos pequeños, otros grandes, unos negros, otros de color blanco…

 

Era el número de la suerte porque representaba esa base tan importante como lo era mi familia pero después como resultado de la curiosidad también leí que el 7 es el más sagrado de los número tanto para mí y para muchas culturas sobre todo porque es el número que corresponde a los días de la semana, los siete colores del arcoíris, las maravillas del mundo antiguo, los planetas clásicos y sobre todo las metafóricas 7 vidas de un gato.

 

Se dice también que en el séptimo día Dios descansó después de seis días de crear al mundo, así como también que es un número perfecto pues es resultado de la suma del tres que representa lo celeste y del cuatro que es lo terrenal. Y tal vez es por eso que durante más de 20 años una familia de 7 integrantes vivieron dichas en una vida maravillosa.

 

Y justo es el 7 que actualmente viene a mi mente pues este año definitivamente el 7 no es símbolo de alegría, paz y felicidad; al contrario son los años –7– en los que me he dado cuenta del país en el que vivimos, la impunidad, la corrupción de autoridades fiscales, la total injusticia…

 

Hace siete años no conocía la monstruosidad del hombre mas que en televisión, noticias amarillistas y películas, sin embargo justo hace 7 años nos tropezamos con esa realidad que hasta el día de hoy perdura en el país: sangre, violencia, tristeza, impotencia, sin embargo dicen que siempre hay que verle el lado bueno a las cosas, yo sé que hay momento en los que no se puede, sin embargo queda ver hacia delante, tratar de reparar daños personales, perdonar para que haya paz en el corazón de cada ser herido por la injusticia, ver un futuro más pacífico, tolerante, menos vulnerable, amigable con el medio ambiente y los seres vivos y creo que justo eso, se hace con la semilla que hace siete años brotó y que hoy en día es sinónimo de ese futuro que todo mundo quiere en la faz de la tierra, el amor hacia el prójimo, el respeto, la inocencia de los niños es algo inigualable y sobre todo el antídoto perfecto para sanar las heridas que el alma muchas veces tarda en cerrar.

 

 
Titulo Columnistas
El Rincón de Zalacaín
Jesús Manuel Hernández Gusanos de Chile
Jesús Manuel Hernández
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Barbosa, la oposición
Jesús Manuel Hernández
Sin Límites
Raúl Torres Salmerón Abogado Rivera ¿un mago?
Raúl Torres Salmerón
Reflexiones
Fidencio Aguilar Víquez Doctor en Filosofía El poder de la pluma
Fidencio Aguilar Víquez
El Rincón de Zalacaín
Jesús Manuel Hernández La sopa de fideos
Jesús Manuel Hernández
Opinión
Carlos Figueroa Ibarra doctor en Sociología Sociólogo Los dilemas de Morena
Carlos Figueroa Ibarra
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista El muro del INE
Jesús Manuel Hernández
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista El guiño
Jesús Manuel Hernández
Reflexiones
Fidencio Aguilar Víquez Doctor en Filosofía Nuevo horizonte de combate a la corrupción
Fidencio Aguilar Víquez
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista El sistema, revitaliza
Jesús Manuel Hernández
Facebook Los PeriodistasTwitter Los PeriodistsaYoutube Jesus ManuelRss Los Periodistas
Inicio Noticias Columnistas Zalacain Por Soleares Video Columna Contacto  
Logo Los Periodistas
Copyright © 2010
Desarrollado por: Estrategia 360°