La sal del amor
2017-05-11
La sal del amor

 

 

 

 

 

La sal del amor

 

 

“Entre lo salado y lo soso, está el punto sabroso”

 

 

 

 

 

 

Por Jesús Manuel Hernández

 

 

Madrid, España.- La abuela del aventurero decía “Manjar sin sal, al diablo se lo puedes dar”, cuando le daba instrucciones a alguien al momento de agregar una “pizca” o “puñado” de sal al guiso en preparación, medidas, por demás estaba decir, formadas en la costumbre de las cocineras de antes, cuando tres dedos juntos se metían en el recipiente donde se guardaba el codiciado condimento.

O frases con un dejo de morbo irónico al pretender comparar la relación de una pareja enamorada, decía la tía abuela: “Entre lo salado y lo soso, está el punto sabroso”.

Los pensamientos surgieron en el aventurero al leer una clasificación de las diez mejores sales del mundo según los expertos. Zalacaín tuvo siempre presente la buena mano de las cocineras de su casa pues nunca excedían lo salado, su manejo con discreción era sumamente valorado en todas las mesas, las casuales y las profesionales.

A veces el actor principal de un plato era precisamente la sal, como el pescado envuelto en la sal de grano y metido al horno, o un buen chuletón gallego puesto a la parrilla en vuelta y vuelta y condimentado con sal de grano. En la antigüedad los neo asirios usaban el tema de la sal como un símbolo del vínculo donde se mostraba la unión de las personas, decían del amigo con quien existía la confianza de compartir la comida, es “el hombre de mi sal”, el tema fue también recurrente entre los habitantes de la antigua Babilonia 2 mil años A.C. donde existía el protocolo en la unión de una pareja donde el padre de la novia tenía la responsabilidad de atender a los invitados del novio hasta cuando la pareja saliera de la casa paterna, mientras eso sucedía había un intercambio de manjares, llevaban alimentos y regalos para compartir por la felicidad de la nueva unión, a veces se bebía de la misma copa y entonces se decía sobre “compartir el pan, la sal y el vino”.

Pues bien, Zalacaín había leído sobre la clasificación de las sales. En primer lugar figuraba la Flor de Sal de Ibiza, recogida manualmente con un cazamariposas en el Parque natural de las Salinas donde cada verano se forma una capa de cristales y en septiembre se recogen y guardan durante un año en sacas. El kilo puede llegar a costar unos 120 euros.

En segundo lugar, figuran las pirámides de Sal de Chipre, no es ni gruesa ni fina, sino un trozo geométrico, en forma de pirámide hecha por la naturaleza; su valor en la cocina es la aportación de un llamado “contrapunto crujiente”. Los especialistas le llaman “la princesa de las sales mediterráneas”, su precio ronda los 40 euros el kilo.

En tercer lugar está la llamada “Sal Rosa del Himalaya”, bastante más común por su pureza y concentración de hierro de donde deriva su color. Le conocen los expertos como el “oro blanco” y el “oro rosa”, pero la frase “la reina de las sales de roca” la define perfectamente, puedo costar unos 12 euros el kilo.

De la misma zona una sal poco conocida es la “Sal Negra” recogida en la India y Paquistán donde se le conoce como “Kala Namak”, se trata de una sal en piedra volcánica, de donde es muy rica en sulfuro y por tanto tiene un olor a azufre, los veganos la privilegian en su consumo de donde ha empezado a cobrar fama, no pasa de los 20 euros el kilo.

En el quinto lugar está la “Sal de Murray River” de Australia, muy suave, formada en unos copos color melocotón y producto de la evaporación del agua salda del río y es empleada en la condimentación de algunos postres como el helado de chocolate.

En sexto lugar está la sal preferida por los cocineros de varias estrellas Michelin, la llamada “Sal de Añana”, Álava, resultado de la evaporación natural del agua salada de los manantiales del Valle Salado, una zona de origen marino hace 200 millones de años. Ha sido catalogada como Baluarte Slow Food y su precio puede rondar los 25 euros el kilo según presentación, mineral, en escamas e incluso líquida o para rallar.

Otras sales importantes eran citadas en un artículo por los expertos, la de Sierra Nevada, España, producto de un río subterráneo; la “Sal Roja de Hawai”, marina, con mucha potencia debido a la mezcla con arcilla volcánica durante su secado con lo cual adopta ese color rojizo; la “Sal Negra de Namibia” es recogida en las costas del desierto más antiguo del mundo cuando se topan con el frío Atlántico, un poco de ella es suficiente para salar una buena cantidad de comida.

Y también figura a sal más bella del mundo, llamada “Sal Azul de Persia”, la más exclusiva y de las valiosas, pues estas salen bien podría ser pequeños trozos de zafiros o diamantes en bruto, su uso cobró fama al ser empleada para escarchar las copas de cocteles, puede alcanzar los 50 euros el kilo según su presentación.

Sobre la sal, Zalacaín podría contar cientos de historias, pasando por la poesía, la literatura, las frases hechas de donde han tomado nombre producciones cinematográficas como aquella de “La sal de la vida” o los dichos de las abuelas sobre las relaciones de la pareja en cuanto la sal del amor.

Y sobre eso Zalacaín acababa de ver el anuncio de la obra “Los vecinos de arriba” protagonizada por Eva María Hernández Villegas, conocida como Eva Hache, donde se reflexiona sobre la vida en pareja, su sexualidad, su tragedia, sus pesares, como el aburrimiento. Dice Eva: “hay tantos tipos de relaciones como personas, que nunca es tarde para decidir si se debe luchar y que hay que tomar decisiones”.

En un momento de la entrevista, la periodista pregunta a Eva:

–¿En el amor hay apariencia?

–Creo que sí. Y podemos verlo en las redes sociales, donde se suben fotos con el deseo de que todo sea precioso. Eso nos puede hacer mucho daño.

–¿Se finge?

–Supongo, como en el sexo….

Zalacaín se quedó pensando en esa última parte, o sea en el amor como en el sexo, las parejas fingen…

La tía abuela decía cuando alguna pareja tenía problemas “les falta la sal de la vida… el amor”.

 

elrincondezalacain@gmail.com

Video: https://youtu.be/ezyDgx1MwLI

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Titulo Columnistas
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Los pollitos pían
Jesús Manuel Hernández
Espiral Urbana
Juan Daniel Flores Sociólogo Descansar
Juan Daniel Flores
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista ¿De dónde la fuerza de Urzúa?
Jesús Manuel Hernández
Opinión
Carlos Figueroa Ibarra doctor en Sociología Sociólogo ¿Cómo se obtienen candidaturas en Morena?
Carlos Figueroa Ibarra
Reflexiones
Fidencio Aguilar Víquez Doctor en Filosofía Historia y literatura. La imagen del ser humano
Fidencio Aguilar Víquez
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Prioridades de Puebla
Jesús Manuel Hernández
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista De política y cosas peores
Jesús Manuel Hernández
La Otra Mirada
Daniela Ramos García Comunicóloga Hace siete años
Daniela Ramos García
El Rincón de Zalacaín
Jesús Manuel Hernández El café indultado
Jesús Manuel Hernández
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Espionaje y Seguro de Vida
Jesús Manuel Hernández
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Las cucarachas
Jesús Manuel Hernández
Facebook Los PeriodistasTwitter Los PeriodistsaYoutube Jesus ManuelRss Los Periodistas
Inicio Noticias Columnistas Zalacain Por Soleares Video Columna Contacto  
Logo Los Periodistas
Copyright © 2010
Desarrollado por: Estrategia 360°