Oiga candidato ¿se acuerda quién es usted?
2015-04-28
Oiga candidato ¿se acuerda quién es usted?

 

 

Oiga candidato,

¿se acuerda quién es usted?

 

 

 

 

 

 

 

Por Carlos Galeana/ @Caalgaba93

 

En junio tenemos elecciones, al salir a caminar por las calles veo espectaculares con rostros de personas que aseguran que van a cambiar el país, al encender la televisión, la radio o la computadora siempre encuentro lo mismo. No importa el lugar donde esté, el candidato siempre aparecerá, tal vez no de manera presencial pero si en forma de gorra, lapicero, despensa o en una lona para tapar el techo de una casa donde apenas se tiene para comer.

Leer columna anterior: IMPUNIDAD, así, con mayúsculas (http://goo.gl/4J4vuj)

Todos los días en internet o en la calle escucho a la gente decir que la política da asco, que este país difícilmente cambiará o que todos los partidos son iguales, como lo he dicho en alguna de mis opiniones anteriores a veces soy demasiado optimista por pensar que la basura se puede desechar o reciclar y que todavía existen políticos que están trabajando para que a los mexicanos nos vaya mejor.

Alguna vez me preguntaron qué le diría a alguno de los candidatos a elección popular si los tuviera frente a mí, sin necesidad de decirles groserías o sacar “trapos al sol”, no supe que responder, pero después de pensar dije que les diría “lean esta carta”, a lo que la otra persona me preguntó a qué me refería. Enseguida saqué mi libreta para que pudiera leerla, decía lo siguiente:

No me importa si usted es hombre o mujer, tampoco si es joven o de una edad avanzada, el partido tampoco, es más hasta puede que no tenga cobijo y busque el cargo de manera independiente.

Perdón por no saludar antes, pero en este país parece que nos están enseñando a que no tengamos confianza en decirle un hola al vecino, cada vez nos meten la idea de ser egoístas y temerosos. Lo peor es que nosotros mismos contribuimos.

Ahora sí, disculpe, ¡HOLA!, espero que se encuentre muy bien, mi nombre no importa en este momento al igual que usted también soy un ciudadano, va a sonar extraño pero desde que era chico siempre que sabía que un candidato iba al lugar donde vivía a pedirle el voto a los mayores de edad me gustaba escuchar lo que decía, cada palabra con su respectiva historia, es más, siempre veía como muchas personas expresaban la confianza hacia su proyecto aunque a los tres años cuando el trabajo había terminado y una nueva persona iba a pedir el voto siempre había alguien que decía “parece que esté si va a trabajar, no nos va a defraudar”, es una historia triste, los tiempos cada vez más van decayendo.

Por cierto, ya que toqué la infancia, ¿se acuerda cuando le enseñaron el himno nacional y lo cantaba a todo pulmón?, ¿recuerda cuando decía las cosas que pensaba sin temor a ser regañado por la autoridad?, ¿cuál era su juego favorito?, ¿convivió con más niños?, ¿jugó en la calle hasta que cayera la noche donde la única amenaza era un coco o el ropavejero y no una balacera?, qué tal aquellos momentos en los que veía que uno de sus amigos no llevaba comida a la escuela y compartía parte de sus alimentos sin pensar que iba a recibir nada a cambio.

Que buenos tiempos, ¿no?, ahora imagine que pueden ser mejores, que en sus manos tiene la oportunidad de hacer que miles de mexicanos indignados vuelvan a confiar en las autoridades, que vuelvan a creer en algo y no sólo en la imagen de una virgen, santo o que algún día van a salir de pobres por arte de magia.

Recuerde que aunque ahorita esté blindado por todo un equipo su poder puede que se acabe, hasta podría haber una traición y acabar en la cárcel por alguna venganza.

Por favor, si en su discurso ocupa la palabra transparencia, haga pública su declaración patrimonial, supongo que ya sabe sobre la iniciativa del IMCO #3de3, si también menciona la palabra pobreza vaya a algún lugar marginado a sentir y vivir como la gente no sólo para tomarse una fotografía y aparentar que escucha a los necesitados. Ahora si en su discurso habla sobre el transporte público, por favor úselo, platique con el de junto. Mejor aún, si al momento de decir lo que piensa se le ocurre decir México, recuerde que es su país, que hay personas que quieren creer en algo, que este lugar le ha dado amigos, trabajo, felicidad, tristeza, amor y un sinfín de cosas. No se olvide que también tiene familia pero sobre todo, no se olvide que tiene dignidad, eso espero.

Por cierto esta carta es válida para cualquier mexicano.

Un buen día nos marcharemos y tal vez podrán decir, grandes fueron los viajeron que cruzaron, grandes fueron los viajeros que cruzaron por aquí”, cantó Fernando Delgadillo, que maravillo sería poder escuchar esto, ¿no?

Nos leemos luego, nos vemos después y nos escuchamos el miércoles a las 21:00 horas por www.caferadiomx.com

 
Titulo Columnistas
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista #UberPuebla: opacidad
Jesús Manuel Hernández
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Los privilegios del poder
Jesús Manuel Hernández
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Violencia machista
Jesús Manuel Hernández
El Rincón de Zalacaín
Jesús Manuel Hernández ¿Exprés o "shot"?
Jesús Manuel Hernández
Opinión
Carlos Figueroa Ibarra doctor en Sociología Sociólogo El Che Guevara y Morena
Carlos Figueroa Ibarra
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Meade y RMV, ¿el plan?
Jesús Manuel Hernández
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista Las pruebas del amasiato
Jesús Manuel Hernández
Reflexiones
Fidencio Aguilar Víquez Doctor en Filosofía La muerte de Mara Fernanda no queda sin sentido
Fidencio Aguilar Víquez
Sin Límites
Raúl Torres Salmerón Abogado Puebla, con gran rezago social: Godina
Raúl Torres Salmerón
Facebook Los PeriodistasTwitter Los PeriodistsaYoutube Jesus ManuelRss Los Periodistas
Inicio Noticias Columnistas Zalacain Por Soleares Video Columna Contacto  
Logo Los Periodistas
Copyright © 2010
Desarrollado por: Estrategia 360°