San Isidro labrador, quita el agua y pon el sol
2010-05-13
San Isidro labrador, quita el agua y pon el sol
San Isidro labrador, quita el agua y pon el sol Madrid, España.- El centenario de la Gran Vía se ha convertido en uno de los ejes principales de las fiestas de San Isidro Labrador, a quien todos piden ‚“quita el agua y pon el sol‚Äù, el patrono de esta ciudad. Cada año las celebraciones arrancan con el pregón en la Plaza de la Villa, ahora le tocará a Raphael. A Zalacaín le vino a la memoria su encuentro con el popular cantante hace varias décadas en los camerinos del Teatro Principal en Puebla, cuando el Divo de Linares efectuaba una exitosa gira por México. Ha resultado interesante la oferta de diversión, espectáculos, toros, y descuentos en algunos sitios para conmemorar a San Isidro, aunado a la Gran Vía. Isidro de Merlo y Quintana, nacido en el Siglo XI es venerado principalmente por los agricultores de este y otros países debido a los milagros adjudicados a su persona. Donde fuera su casa hay un museo y una ermita donde cada año se hacen romerías alrededor del 15 de Mayo y se puede aún ver el pozo de los milagros, ese donde Isidro antes de ser santo hizo posible subir el agua para rescatar a su hijo quien había caído a lo más profundo. Pues bien, junto a algunos amigos llegados de México para asistir a la fiesta del toro, 200 euros la entrada al tendido 9 fila 9, en la reventa por supuesto, se dedicaron a recorrer las diferentes exposiciones sobre la Gran Vía, hay carteles comerciales antiguos, fotografías y aparadores decorados con remembranzas a esta simbólica avenida de la capital de España. Así Zalacaín y sus amistades se reencontraron con el Centro Cultural de los Ejércitos, ahí en el número 13 de la Gran Vía, el antiguo Casino Militar, para iniciar el recorrido. Decenas de anécdotas fueron surgiendo en el grupo sobre las vivencias en esta importante avenida. Hubo quien recordó las andanzas en Chicote, cuando aún vivía Perico Chicote, siempre presumiendo del sillón donde había bebido cócteles Ava Gardner, otros hablaban de la época cuando a parte de la calle se le denominaba el ‚“Broadway madrileño‚Äù debido a la cantidad de cines y teatros hoy desaparecidos muchos de ellos. La Gran Vía también había sido testigo de las compras de una buena parte de los mexicanos, Jacinto Rodríguez, el gallego, hacía varis décadas era una de las tiendas favoritas, Casa Hernando o Peñalva, Zarauz, hoy desaparecida donde podían encontrase las camisas Alazán, sin pie de cuello; o las suculentas y carísimas comidas en Bajamar, ese sitio un tanto lúgubre a cuya entrada, en plena banqueta mostraban peces y mariscos vivos dentro de una pecera. Zalacaín recordó aquellas madrugadas frías, con aguanieve, después de las noches de copas, cuando había de regresar con los amigos a los hoteles del centro. En el camino se enteraron de los programas para San Isidro, el 12 el pregón con un pasacalles de gigantes y cabezudos desde Santo Domingo a la Plaza de la Villa, luego el 15 la Noche del Centenario, empezaban a colocarse las estructuras para los conciertos al aire libre desde la Plaza de España hasta la esquina de Alcalá, casi 1,400 metros lineales dedicados al ocio gratuito con la presencia de Mastretta, Esperanza Roy, Pastora Soler y Diana Navarro, se honraría así a la copla, al tango y a la zarzuela, sin duda la Gran Vía, cuyo libreto de Felipe Pérez y González describe el proyecto de construcción de la avenida y a los habitantes de la zona, la música de Federico Chueca y Joaquín Valverde había sido muy popular y crítica a finales del XIX. Recordó entonces a Doña Virtudes quejándose de las ‚“criadas‚Äù: ‚“El domingo pasao/a un pendón que es de al lao de Bilbao,/el permiso la di/para ir al teatro Madrid;/y le dije en la escalera/cuando ya se iba a marchar:/‚ÄôCuidadito que te vengas/así que se acabe,/por si hay que fregar‚Äô./ Usted se figura que vino a las ocho,/que vino a las nueve, que vino a las diez,/pues vino a las doce con un artillero/y dijo el grosero/con tono altanero:/‚ÄôSeñora Virtudes ... dispénsela ustez‚Äô./Tuve otra/que era de Valladolí,/y tenía unos bigotes así./Y mi señor marido,/que es peluquero ... por afición,/me dijo: ‚ÄòA ésta la pago con la navaja y con el jabón‚Äô./Pues, al mes no cabal me faltó un cucharón de metal/y una falda de tul/que hallé registrando un baúl./Me faltaron dos pendientes de azabache superior,/y, por fin de tantas faltas, faltóme mi esposo, que fue lo peor.‚Äù La zarzuela de referencia daba cuenta de cientos de edificios del Madrid de los Austrias, destruidos para abrir paso a la modernidad, una manera de seguir los conceptos urbanísticos del Barón de Haussmann en París, práctica seguida después por muchas otras ciudades. Los grandes edificios, la Torre de España por ejemplo, surgieron en la Gran Vía y sorprendieron a los ‚“indianos‚Äù españoles, así se les llamaba a quienes habían ido a ‚“hacer la América‚Äù. Estos personajes, juniors de mediados del siglo pasado, regresaban a Puebla de los Ángeles y quisieron repetir el modelo madrileño, así desaparecieron decenas de casas antiguas en la zona monumental, para dar paso a los grandes edificios de oficinas y amplios espacios comerciales en los bajos, como los de la Gran Vía de Madrid. El recorrido del grupo terminó en la esquina con Alcalá, donde hasta hace unas dos décadas estuviera la escultura de ‚“La Violetera‚Äù, de Santiago de Santiago, donada al pueblo de Madrid en recuerdo al film protagonizado por Sara Montiel, María Antonia Abad Fernández, quien a sus 82 años sigue tan campante y consumiendo el humo de dos o tres puros al día. Zalacaín entregó al grupo un listado de los restaurantes y tabernas centenarias de Madrid, se habían juntado hacía unos años para promociones gastronómicas. Así La Ardosa, Lardhy, Los Galayos, Malacatín, Labra, Ciriaco, La Bola, Botín entre otros ofrecían menús especiales del centenario de la Gran Vía, lo mismo las tabernas presentaban tapas a modo a precios accesibles, asunto bien recibido por el grupo de paisanos, cortos de recursos para dar termino al hambre. El aventurero, siempre compadecido del turismo hambriento, les había preparado un menú de Cocido Madrileño en puchero de barro cocinado en carbón de encino, regado de un vino de Bodegas Jeromín envasado especialmente para los restaurantes centenarios de Madrid, de postre naranja al orujo con azúcar morena. Ya era hora de comer, el grupo regresó por la otra acera de la Gran Vía para dirigirse a la calle de La Bola, empezó a soplar un fuerte viento y a caer unas gotas de lluvia. Uno de los paisanos se quejó del clima, ‚“¿cómo en Mayo hace frío y llueve en Madrid?‚Äù Zalacaín le recordó, ‚“estamos en San Isidro, quien quita el agua y pone el sol, como dice el refrán, antes del cuarenta de mayo, no te quites el sayo‚Äù. jesusmanuelh@mexico.com
 
Titulo Columnistas
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista La paja y la viga
Jesús Manuel Hernández
Reflexiones
Fidencio Aguilar Víquez Doctor en Filosofía Horizonte abierto. Una nueva carrera profesional
Fidencio Aguilar Víquez
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista ¿Quién solapó acciones en Triángulo Roio?
Jesús Manuel Hernández
¡Ahí vienen los gorrones!
Arturo Muñoz Martínez Estudiante Ciencias Polìticas BUAP HuachiCorridos: ¿Apología del delito o Libre Expresión?
Arturo Muñoz Martínez
¡Ahí vienen los gorrones!
Arturo Muñoz Martínez Estudiante Ciencias Polìticas BUAP Radiografía francesa: De Macron a Ríos Peter
Arturo Muñoz Martínez
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista ¿Sabía RMV del robo de combustible?
Jesús Manuel Hernández
El Rincón de Zalacaín
Jesús Manuel Hernández La sal del amor
Jesús Manuel Hernández
Opinión
Carlos Figueroa Ibarra doctor en Sociología Sociólogo Crimen organizado, la guerra inútil de los neoliberales
Carlos Figueroa Ibarra
Sin Límites
Raúl Torres Salmerón Abogado Las duras batallas de Gali
Raúl Torres Salmerón
Por Soleares
Jesús Manuel Hernández Periodista En busca del pedigrí
Jesús Manuel Hernández
Facebook Los PeriodistasTwitter Los PeriodistsaYoutube Jesus ManuelRss Los Periodistas
Inicio Noticias Columnistas Zalacain Por Soleares Video Columna Contacto  
Logo Los Periodistas
Copyright © 2010
Desarrollado por: Estrategia 360°